Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La policía carga contra los manifestantes en Teherán

Unas 1.000 personas han salido a la calle pese a la prohibición del Gobierno. Video: ATLAS.telecinco.es
Incluso, un grupo de unos 200 manifestantes que gritaban 'Allah Akbar' (Dios es grande), que se ha convertido ya en grito de guerra de los opositores, ha recibido al menos siete lanzamientos de granadas de gas lacrimógeno.

Asimismo, la policía ha realizado algunos arrestos. "Entre 50 y 60 personas han sido detenidas", ha explicado uno de los testigos.

La oposición iraní había anunciado que marcharía y encendería luces y velas en recuerdo de Neda, una chica asesinada a tiros en las manifestaciones convocadas por la oposición. Su asesinato fue grabado con un teléfono móvil y difundido a través de Internet, lo que la ha convertido en un símbolo de la revuelta.

Pero el cuerpo de élite de los Guardianes de la Revolución no estaban dispuestos a permitirlo. De hecho, alertaron de que se emplearían "a fondo" para evitar las protestas de la oposición y el homenaje que planeaba hacerle a los víctimas.

En un comunicado divulgado a través de su página web, el citado cuerpo advierte a los manifestantes que se preparen para "hacer frente a una dura respuesta de la Guardia Revolucionaria, de los (milicianos islámicos) Basij y de otras fuerzas" si proseguían con su intención de tomar las calles.


Finalmente, han salido a las calles, pero no sólo eso. Como protesta por la negativa de las autoridades iraníes, se ha creado un grupo en Facebook llamado 'Ángel de Irán' en el que se pide que se creen eventos en todo el mundo para llorar la muerte de la joven.

"Baño de sangre"

Irán es escenario desde hace más de una semana de manifestaciones y violentos enfrentamientos, que estallaron tras conocerse la victoria electoral, por una sorprendente mayoría absoluta, del presidente Mahmud Ahmadineyad.

Teherán está tomado por efectivos de las fuerzas antidisturbios, la policía secreta y los milicianos islámicos 'basij'. Desde que el pasado martes las autoridades consideraran "ilegales" las marchas de la oposición.

El líder supremo iraní, Alí Jameneí ya advirtió el viernes a la oposición que pusiera fin de forma inmediata a las protestas y alertó a sus líderes de que serían los responsables si se producía "un baño de sangre". RSO