Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La policía carga contra los seguidores de Zelaya

En el interior de la sede diplomática brasileña permanecen Zelaya, varios familiares y seguidores suyos, así como periodistas de medios afines al derrocado presidente. Decenas de policías, apoyados por militares, participaron en la operación mientras que los seguidores de Zelaya respondían con el lanzamiento de piedras.
Tras varios minutos de enfrentamiento, los cuerpos de seguridad del Estado se hicieron con el control de la zona, donde además irrumpieron en una residencia vecina a la legación diplomática hondureña, de la que desalojaron a unos pocos seguidores de Zelaya, tanto hombres como mujeres, que salieron corriendo del lugar.
Honduras ha amanecido bajo un riguroso toque de queda que entró en vigor a las 16.00 hora local del lunes (22.00 GMT) y se mantendrá al menos hasta las 18.00 hora local de hoy (00.00 GMT). El portavoz de la Policía, Orlin Cerrato, ha dicho a los periodistas que los seguidores de Zelaya se han dispersado por los alrededores de la embajada de Brasil, pero que los cuerpos de seguridad mantienen la operación antidisturbios.
Zelaya denuncia que está "en peligro"
El depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, ha denunciado que está "en peligro" y que la embajada de Brasil en Tegucigalpa, donde está refugiado, está "rodeada" y "prácticamente militarizada", en declaraciones a la emisora colombiana Caracol Radio.
En el interior de la sede diplomática brasileña permanecen Zelaya, varios familiares y seguidores suyos, así como periodistas de medios afines al derrocado presidente. Decenas de seguidores de Zelaya que estaban apostados frente a la embajada brasileña fueron dispersados hoy por la policía con gases, balas de goma y agua. CGS