Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La presidencia de la UE cree que el Tratado de Lisboa todavía está vivo

Zapatero asegura que el 'no' de Irlanda "no puede suponer un freno". Vídeo: Atlastelecinco.es
El Consejo de Ministros de la Unión Europea es convincente. Antes de enfrentarse a él, Rupel señalaba que era arriesgado afirmar que se iba a devolver el Tratado a la vida después de sufrir un bloqueo, porque "no se puede ignorar lo que ha pasado". Sin embargo, al término del encuentro, no había dudas: No hay crisis. Sólo hace falta más reflexión, "soy muy optimista".
En conclusión, el Tratado "está vivo" y van a continuar los procesos de ratificación en los países que todavía no han realizado ese trámite.
Por su parte, el presidente del Parlamento Europeo, Hans-Gert Pöttering, ha instado a los líderes europeos a hacer todo lo posible para sacar adelante el texto, pese al rechazo de Irlanda: "el Tratado de Lisboa ofrece a la UE mayor democracia, mayor capacidad de actuación y facilita las iniciativas populares de los ciudadanos".
Sarkozy irá a Irlanda
El presidente francés, Nicolás Sarkozy, ha explicado que el 'no' de los irlandeses es preocupante, no se explica "por qué se percibe a la UE como una amenaza", pero ha pedido que se afronten las consecuencias de la negativa "sin dramatizar pero tampoco sin minimizar". En cualquier caso, ha sentenciado, hay que "tener en cuenta las decisiones de los ciudadanos". Aunque no cree que se haya generado "un abismo entre los países que ya lo han ratificado y otros que no".
Asimismo, el líder galo viajará a Irlanda "para ver qué condiciones son necesarias para apoyar el tratado" comunitario.
Versión española
Sobre todo este asunto, Zapatero ha manifestado que "Irlanda debe comprender" que su 'no' a un acuerdo alcanzado  después de duras y complejas negociaciones".
Por su parte, el ministro de Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos, ha quitado hierro al asunto: "No estamos en una hecatombe, no hay crisis europea, no hay sensación de colapso de las instituciones y del alma europea".
De hecho,  "la Unión Europea está muy viva y muy activa, buscando soluciones eficaces que den respuesta a los problemas e inquietudes de los ciudadanos: ésta es la mejor señal que podemos dar en estos momentos". Además, en lo que respecta a España, se "mantiene el calendario" de ratificación y los trámites en las Cortes habrán concluido "antes del Consejo Europeo informal de octubre". AGE