Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La presidenta de Lituania cree que "cada uno tendrá su drama" pero habrá acuerdo con Londres

La presidenta de Lituania, Dalia Grybauskaite, se ha mostrado convencida de que los líderes europeos lograrán cerrar un acuerdo en la cumbre que arranca este jueves para redefinir las relaciones de Reino Unido con el resto de socios del bloque comunitario, si bien ha dado por hecho que cada uno escenificará "su drama" antes de sellar el pacto.
"Creo que cada uno tendrá su drama y que después tendremos un acuerdo", ha declarado Grybauskaite a la prensa, a su llegada al Consejo europeo.
"Sí, eso espero (el acuerdo), ¿por qué no?", ha replicado a las preguntas sobre las posibilidades de que los Veintiocho logren cerrar un acuerdo pese a las diferencias que persisten en las posiciones de los Estados miembros. La mandataria lituana, además, ha descartado que existan posiciones de bloqueo contra las demandas británicas.
Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea tienen previsto iniciar en torno a las 17:00 horas un Consejo europeo que estará centrado en cómo rediseñar las relaciones con Londres, a cambio de que el Gobierno de David Cameron defienda la pertenencia a la UE en un próximo referéndum.
El presidente del Consejo, Donald Tusk, que ha dirigido las negociaciones hasta ahora, ha avisado de la "fragilidad" de la propuesta que se está negociando y ha llamado al debate "constructivo" entre los mandatarios.
Las cuestiones políticas más relevantes, como la restricción del acceso a complementos salariales a los europeos en sus primeros años de trabajo en Reino Unido, siguen abiertas, a la espera de que los líderes resuelvan las diferencias.
Tusk ha remitido a primera hora de este jueves una tercera versión de su propuesta de acuerdo a las capitales, con el objetivo de resolver flecos "técnicos y legales" que quedaban pendientes, según han informado fuentes europeas. El contenido del documento, sin embargo, no altera el contenido "político" del acuerdo, que sigue dividiendo a los Estados miembros.