Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de la ANC afirma que la Constitución "podría ser adoptada esta semana"

El presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Túnez, Mustafá ben Jaafar, ha afirmado este martes que el organismo ha realizado avances significativos en la aprobación del borrador de la Constitución y ha subrayado que la misma "podría ser adoptada esta misma semana".
En un discurso pronunciado con motivo del tercer aniversario de la salida del poder del expresidente Zine el Abidine ben Alí, Ben Jaafar ha destacado que la población tunecina "esperaba mucho más" de la revolución de lo que se ha conseguido hasta ahora.
Sin embargo, ha destacado que la ANC continúa comprometida con la consecución de los objetivos de la revolución a través de la nueva Carta Magna, tal y como ha recogido la agencia estatal tunecina de noticias, TAP.
Asimismo, ha rendido tributo a los fallecidos y heridos durante la revolución, así como a todos aquellos que salieron a las calles para conseguir el derrocamiento del régimen de Ben Alí, quien abandonó el país tras varias semanas de manifestaciones en su contra, unas protestas que provocarían un efecto dominó en la región y desembocarían en la llamada 'Primavera Árabe'.
"A pesar de los actos de terrorismo contra las fuerzas de seguridad y los asesinatos del parlamentario Mohamed Bahrami y el activista Chokri Belaid, la etapa de transición ha avanzado tras la adopción de gran parte de los artículos de la Constitución", ha remachado.
Túnez se encuentra en estos momentos en medio de un proceso de diálogo nacional para intentar superar la crisis política originada por el asesinato de dichos líderes izquierdistas y lo que los partidos opositores laicos han considerado como una política partidista por parte de la formación islamista Ennahda, al que acusan de haber olvidado los objetivos de la revolución tras acceder al poder.
La semana pasada, la ANC nombró un consejo electoral que supervisará las elecciones previstas para este año, un paso fundamental en la 'hoja de ruta' acordada en el marco del diálogo nacional.
El acuerdo, negociado por las fuerzas políticas tunecinas bajo el auspicio del sindicato Unión General de los Trabajadores de Túnez (UGTT), incluye la dimisión del actual Gobierno cuando se cumplan tres condiciones: nombramiento de un gobierno tecnócrata, conclusión de la nueva constitución del país y convocatoria de elecciones en una fecha concreta.
Apenas un día después del anuncio de la ANC, el hasta entonces primer ministro Alí Laarayedh presentó su dimisión, tal y como estaba previsto, tras lo que el presidente interino, Mocef Marzuki, pidió a Mehdi Jomaa --elegido por consenso-- que formara un nuevo Gobierno.
El nuevo Gobierno de Túnez tendrá que hacer frente a reformas económicas para reducir su déficit mientras logra capear el descontento popular por el elevado costo de vida y la falta de oportunidades económicas desde la revolución.