Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de Malaui se siente "avergonzado" por los ataques a albinos

El presidente de Malaui, Peter Murtharika, ha confesado este martes que se siente "avergonzado" por los ataques contra la población albina, por lo que no ha descartado endurecer las penas aplicables a los responsables de los mismos.
En una entrevista concedida a BBC, Mutharika ha afirmado que se siente "terrible" por la extensión de estos ataques en Malaui que, de acuerdo con cifras de Naciones Unidas, ha registrado 65 en el último año, incluidos varios asesinatos.
Para Mutharika estos actos son fruto de "la superstición, la ignorancia y la estupidez". "La gente que les dice que serán ricos ni siquiera lo es. Van vestidos con trapos", ha razonado para lo programa Focus Africa.
El jefe de Estado ha considerado que dar más visibilidad a este tipo de crímenes ayudaría a reducir su número, por lo que ha hecho un llamamiento específico a las iglesias para que hablen de esto a sus fieles.
En cuanto a posibles medidas legales, no ha descartado endurecer las sanciones por las acciones contra los albinos, pero ha aclarado que no llegarán hasta la pena de muerte, porque ya existe para los delitos de homicidio y asesinato.
Mutharika ha contado además que ha enviado una delegación a Tanzania para aprender cómo han afrontado este problema. Las autoridades tanzanas prohibieron el año pasado la santería como parte de los esfuerzos por erradicar estas prácticas.
En África existen creencias contrapuestas sobre los albinos. Algunas sugieren que dan buena suerte, lo que conduce a que sean mutilados para usar sus miembros como amuletos; mientras que otros opinan que son fuente de desgracias, convirtiéndose así en un objetivo a eliminar.