Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de turno de la OSCE viaja a Kiev y llama a "todas las partes" a evitar "la confrontación"

El presidente de turno de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), el ministro de Exteriores suizo Didier Burkhalter, ha instado este domingo a "todas las partes a alejar la situación de la confrontación" y ha anunciado que viajará hoy mismo a Kiev para reunirse con las autoridades y los observadores enviados por la organización internacional.
En un comunicado, el ministro helvético ha pedido también a las partes que "actúen responsablemente para reducir las tensiones y evitar más violencia en el este de Ucrania". En base a los informes de los observadores de la OSCE desplegados en Ucrania, ha expresado su preocupación por los "incidentes" registrados en varios puntos de las regiones de Donetsk y Jarkiv.
Burkhalter ha advertido de que, tras los enfrentamientos ocurridos en Slaviansk, donde "equipos de observación de la OSCE están siguiendo el curso de los acontecimientos sobre el terreno", "la situación de tensión podría evolucionar en una dirección amenazadora".
Por tanto, ha subrayado, "todo el mundo debería contenerse de acciones que puedan fomentar tensiones y desencadenar una dinámica difícilmente controlable". "Todas las partes deberían ser conscientes de que las cuestiones en juego no pueden resolverse mediante la violencia, sino que deben abordarse de forma democrática y legal para encontrar soluciones sostenibles y duraderas", ha añadido.
En este sentido, ha recordado que el Estado tiene el "monopolio del uso de la fuerza" y eso debe ser respetado, pero ha pedido también al Gobierno que "garantice una respuesta mesurada y adecuada".
Según recuerda la OSCE en su comunicado, sus observadores han estado trabajando en Donetsk, Jarkiv y Luhansk desde finales de marzo. Esta misión de observación tiene un mandato inicial de seis meses y está integrada inicialmente por cien observadores civiles, si bien puede ampliarse hasta los 500. Su mandato cubre todo el territorio de Ucrania, pero inicialmente están siendo desplegados en Jerson, Odessa, Lviv, Ivano-Frankivsk, Jarkiv, Donetsk, Dnepropetrovsk, Chernivtsi, Luhansk y Kiev.