Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente del Shas sugiere que arresten a los miles de africanos que protestan frente al Parlamento

El presidente del partido judío ortodoxo Shas, Eli Yishai, ha sugerido al Gobierno israelí este miércoles que aproveche la manifestación que tiene lugar frente al Parlamento (Knesset) en Jerusalén, en la que se han reunido miles de inmigrantes africanos que exigen su derecho de asilo, para arrestarlos a todos y enviarlos a prisión, según ha informado el diario israelí 'The Jerusalem Post'.
"Hago un llamamiento al primer ministro, al ministro del Interior y al de Defensa para que aprovechen la manifestación en el parque Rose Wohl en Jerusalén --ubicado frente a la Knesset--, así como cualquier otra reunión, para meterlos en autobuses y enviarlos a centros de detención", ha escrito Yishai a través de su cuenta oficial de Facebook.
"Israel debe ser firme ante el peligro de convertirse en un Estado invadido por infiltrados, y no hay otra solución salvo encarcelar a cada uno de ellos, quitarles sus permisos de trabajo y meterlos en aviones para que vuelvan a sus países de origen o a un tercer país", ha escrito Yishai.
El diputado del partido ultraortodoxo ha asegurado además que cualquier otra solución a la cuestión de la inmigración supondría para Israel enviar un mensaje de que el Estado está dispensando su identidad judía y que está abierto a nuevas identidades.
Miles de inmigrantes solicitantes de asilo se han manifestado desde este domingo en Tel Aviv para exigir al Gobierno que acelere los trámites para la concesión del estatus de asilados y que cese el internamiento en los centros creados 'ex profeso' en el sur del país.
No obstante, este miércoles la manifestación se ha trasladado a Jerusalén, donde más de 8.000 inmigrantes se han reunido para protestar frente a la Knesset. La Policía ha desplegado a más de 200 agentes para mantener bajo control la llegada de más inmigrantes de otras partes del país.
Esta se ha convertido en la protesta más numerosa que tiene lugar frente al Parlamento de los últimos años, según el portavoz de la Policía, Miki Rosenthal.
Durante la jornada de protesta del martes, los inmigrantes se han comprometido a seguir con la huelga nacional hasta que el Gobierno satisfaga sus demandas.
REUNIONES CON DIPUTADOS
Los líderes de la protesta se han reunido con varios diputados en torno a las 13:00 horas (hora local) de este miércoles en el Auditorio Galil del Parlamento.
"Los demandantes de asilo pidieron ayer al primer ministro que se reuniera con ellos y les escuchara. Un Gobierno que funciona de acuerdo con sus políticas debe responder a esta petición", ha asegurado la diputada del partido de izquierda Meretz Michal Rozi, jefe del Comité de Trabajadores Extranjeros.
"Hemos pedido a los miembros del Parlamento que escuchen sus quejas. Son seres humanos, y ya es hora de que el Gobierno israelí los trate como tal", ha añadido.