Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de Sudán rechaza la autoridad de la Corte Penal Internacional

Tras conocerse la decisión de la CPI, Sudán anunció la expulsión de diez organizaciones de asistencia humanitaria de nacionalidad británica, francesa, estadounidense y noruega, y la disolución de otras dos sudanesas. Algunos de los grupos implicados son Médicos Sin Fronteras, que ya ha confirmado la evacuación de su personal internacional en Darfur, así como Oxfam, Consejo Noruego para los Refugiados, Care International y Asistencia Internacional.
El mandatario, que tiene previsto participar en una manifestación en la capital sudanesa, ha declarado que responderá a la decisión de la CPI con "más esfuerzos para alcanzar la paz".
"Aquellos que han emitido una orden de arresto no están cualificados moral u objetivamente para tomar estas decisiones y medidas, porque son responsables de la humillación y el saqueo de la riqueza de los pueblos", ha asegurado Bachir en un breve discurso televisado.
Asimismo, Al Bachir ha agregado que "aquellos que atacan Gaza con todo tipo de armas son los que deben ser llevados ante la justicia, no nosotros", en referencia a la operación militar lanzada por Israel contra la franja de Gaza los pasados diciembre y enero en la que murieron mas de 1.400 palestinos.
El presidente, vestido de civil y mostrando una gran serenidad subrayó que la orden del tribunal internacional con sede en La haya no se había dictado sólo contra él, sino contra "todos los estados que rechazan la política de dictados" de los países occidentales. "Sudán, que rechazó todo tipo de humillación y que resistió al colonialismo, no puede aceptar el regreso de ese colonialismo otra vez", declaró.
El conflicto de Darfur, en el oeste de Sudán, estalló en febrero de 2003 cuando dos grupos rebeldes, el Movimiento de Justicia e Igualdad (MJI) y el Movimiento para la Liberación de Sudán (MLS), se levantaron en armas contra el régimen de Jartum en protesta por la pobreza y la marginación que sufrían los habitantes de esta región.
 
 
KOD