Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente kazajo denuncia que los ataques de Aktobe fueron orquestados desde el exterior

El presidente de Kazajistán, Nursultán Nazarbayev, ha denunciado este miércoles que los ataques registrados en la ciudad de Aktobe y ha prometido que empleará las medidas más contundentes para "suprimir a los extremistas y terroristas".
"Según los datos disponibles, el acto de terrorismo fue organizado por los seguidores de movimientos radicales pseudo-religiosos, que habían recibido insturcciones desde el extranjero", ha sostenido en un discurso a la nación recogido por la agencia Kazinform.
"El extremismo y el terrorismo suponen una amenaza tanto para nuestro país como para el mundo en su conjunto", ha defendido, prometiendo que el Gobierno adoptará "las medidas más estrictas para suprimirlos". "Nuestro país tiene todo el potencial y fuerzas necesarios para este objetivo", ha asegurado.
"Todos sabemos que las llamadas 'revoluciones de color' usan varios métodos y emergen de protestas, asesinatos e intentos por tomar el poder", ha sostenido Nazarbayev, en referencia a las revueltas registradas en Georgia y Ucrania que depusieron a presidentes para instalar a otros más pro-europeos, subrayando la "inestabilidad" y los problemas económicos que experimentan ahora esos países, a los que no ha nombrado.
Así las cosas, ha hecho un llamamiento a los kazajos a "unirse y demostrar nuestra capacidad para defender la paz, la estabilidad y la amistad de todos los kazajos". "El Estado adoptará todas las medidas necesarias para luchar con aquellos que intentan destruir nuestra sociedad y nuestro país", ha prometido.
19 MUERTOS
El portavoz de la Policía kazaja, Almas Sadubayev, informó el martes de los ataques del domingo en Aktobe se saldaron con la muerte de tres miembros de la Guardia Nacional y tres civiles, así como trece de los atacantes. Las autoridades kazajas han asegurado que han detenido a ocho hombres armados por su participación en estos ataques.
El ministro del Interior de Kazajistán, Kalmujanbet Kasimov, aseguró el lunes que los ataques fueron un "acto de terrorismo" contra una base de la Guardia Nacional y dos armerías.
"Reconocemos que fueron actos de terrorismo. Por ello, y siguiendo la ley, se ha declarado la 'alerta roja' por terrorismo en Aktobe", afirmó, según la agencia kazaja de noticias Kazinform.
Por último, Kasimov resaltó que "todas las estructuras de seguridad han sido reforzadas y todas las instalaciones están bajo una mayor protección".