Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente irlandés defiende en el Parlamento británico la "amistad" entre las dos islas

El presidente de Irlanda, Michael D. Higgins, se ha convertido este martes en el primer jefe de Estado de su país que visita Reino Unido y, en un simbólico discurso ante el Parlamento británico, ha llamado a superar las diferencias del pasado en aras de la "amistad" que hoy comparten ambas islas.
Higgins ha viajado junto a su esposa tras aceptar la invitación formulada por la reina Isabel II durante su visita a Irlanda en mayo de 2011. En los próximos días también le acompañarán el primer ministro Enda Kenny y el ministro de Exteriores Eamon Gilmore.
El mandatario irlandés, que tras pisar suelo británico se ha visto con los principales representantes de la familia real, se quedará hasta el viernes. Hasta entonces, tiene previsto verse con el primer ministro, David Cameron, y el alcalde de Londres, Boris Johnson, así como con líderes empresariales.
La jornada del martes ha estado marcada por la recepción de Isabel II, la visita a la tumba del Soldado Desconocido en la abadía de Westminster y, ya de tarde, un discurso pronunciado por Higgins ante los parlamentarios británicos en el que ha destacado que, tras el "dolor" y el "sacrificio" asociado a la independencia de Irlanda (1922), ahora es momento de hablar de amistad.
En este sentido, aunque ha admitido que el conflicto en torno a la independencia aún supone una "sombra" en las "relaciones" bilaterales", a su juicio no representa ningún obstáculo insalvable. "Reconocemos el pasado pero damos la bienvenida a los considerables logros de la realidad de hoy", ha dicho.
Higgins también ha destacado cómo los Acuerdos de Viernes Santos, con los que se firmó la paz en Irlanda del Norte en 1998, supusieron un hito clave para la normalización de las relaciones. El presidente irlandés ha subrayado que los dos países pueden sentir "orgullo" por lo logrado, si bien ha advertido de que queda "camino por recorrer".
"Nuestros dos gobiernos tienen una responsabilidad compartida para alentar y apoyar a los que necesitan completar el viaje de lograr una paz permanente y constructiva, duradera", ha añadido Higgins.