Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presunto autor de la masacre de Fort Hood se enfrenta a 32 cargos más

Imagen de Nidal Malik Hasan. Foto: Reuterstelecinco.es
El Ejército le imputa el intento de asesinato de 30 soldados de la base militar estadounidense y de dos agentes de la policía con los que el presunto autor de la matanza de Fort Hood intercambió disparos antes de ser alcanzado por una bala. Hasan, que sobrevivió en el tiroteo, sufre parálisis de la cintura para abajo y sigue hospitalizado, según indica la cadena de televisión ABC en su edición digital.
El mayor será juzgado en un tribunal militar y no se descartan más cargos contra el musulmán a medida que avanza la investigación . La pena de muerte es una posible opción para la fiscalía, pero ese tipo de sentencia es rara en la justicia militar estadounidense, que no ha ejecutado a ningún condenado en medio siglo.
El Ejército pretende evaluar además la salud mental de Hasan, al considerar que la magnitud y la gravedad de los delitos cometidos presuntamente por el mayor inducen a pensar que el musulmán "carece de responsabilidad y de capacidad mental", según un correo electrónico enviado al abogado del acusado por el comandante de la unidad de Hasan, el capital James Huber y publicado por la televisión ABC.
Galligan ha explicado al programa Good Morning America de esa cadena de televisión que contempla apoyar su defensa en la supuesta deficiente salud mental de su cliente. Aparte de la investigación criminal que se está llevando a cabo, la Casa Blanca y el Pentágono han ordenado sendas indagaciones en el origen de la matanza y las posibles deficiencias de la seguridad, la asistencia médica y psicológica y de inteligencia del Ejército y de otras agencias y departamentos gubernamentales afectados.
En los días siguientes a la matanza se supo que Hasan había manifestado ideas extremistas y algunos colegas expresaron dudas sobre su estabilidad mental. En Fort Hood se concentran los soldados que van a ser desplegados en Afganistán e Irak y el presunto autor de la matanza se había aparentemente negado a ser enviado a la guerra.
También salió a la luz que había mantenido contacto con el clérigo radical Anwar al-Awlaki. Las agencias de inteligencia consideraron que los contactos con Al-Awlaki en ese momento respondían a un trabajo de investigación que realizaba Hasan y no tomaron medidas contra él. Las autoridades creen que, pese a ese vínculo con Al-Awlaki, Hasan actuó solo y sin incitación externa, aunque ha habido voces que han pedido que se investigue si se trató de un ataque terrorista. CGS