Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presunto autor de la matanza en Fort Hood sufre parálisis

Imagen de Nidal Malik Hasan. Foto: Reuterstelecinco.es
El presunto autor de la matanza en la base militar de Fort Hood (Texas), el mayor Nidal Malik Hasan, que resultó herido en el tiroteo, sufre parálisis de la cintura para abajo, que podría ser permanente, reveló uno de sus abogados, el ex coronel John Galligan. Hasan le dijo que siente algo las manos, pero no tiene percepción alguna en las piernas, según Galligan, que destacó que su situación médica es "extremadamente grave".
Los médicos le han informado de que la parálisis podría ser permanente, según el abogado.
Hasan, un psiquiatra de 39 años, recibió cuatro balazos de dos agentes de policía el 5 de noviembre, lo que puso fin a la matanza desatada por él mismo, en la que murieron 13 personas y resultaron heridas más de 40, según las autoridades.
Galligan se reunió el jueves con Hasan durante una hora en la unidad de cuidados intensivos del hospital de San Antonio (Texas), donde está internado, y el psiquiatra también recibió la visita de su hermano, cuyo nombre no ha sido divulgado.
Hasan será juzgado en un tribunal militar por 13 cargos de asesinato premeditado y podría enfrentarse a otras acusaciones a medida que avanza la investigación, según dijo el jueves Christopher Grey, portavoz del Departamento de Investigaciones del Ejército.
La fiscalía podría pedir la pena de muerte, pese a que las ejecuciones en el sistema de justicia militar estadounidense son algo inusual.
Galligan indicó que pedirá que el proceso no tenga lugar en Fort Hood, dada la gran publicidad del caso, que haría muy difícil, a su juicio, que los soldados que servirían de jurado fueran imparciales. Galligan trabajó como juez militar en Fort Hood y ha sido contratado por la familia de Hasan para representarle.
Además del proceso judicial, dos investigaciones paralelas -una abierta por la Casa Blanca y otra en el Congreso- averiguarán lo que el Ejército y las agencias de inteligencia sabían de Hasan.
El psiquiatra había mostrado signos de inestabilidad mental y había expresado ideas extremistas en los últimos años.
Además, había enviado entre 10 y 20 correos electrónicos a Anwar al-Awlaki, un clérigo radical que residió en Washington y que ahora vive en Yemen, según han revelado fuentes de inteligencia.