Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La primera mujer 'beefeater', víctima del acoso de sus compañeros centinelas

Moira Cameron, junto a sus compañeros, en una imagen de archivo. Foto: Reuterstelecinco.es
Moira Cameron, primera mujer en ingresar en las filas de los famosos "beefeaters" o guardianes la Torre de Londres, ha sido objeto de un supuesto acoso por parte de sus colegas masculinos, lo que ha desatado un escándalo en la milenaria fortaleza.
En un comunicado, la Torre de Londres confirmó este lunes que tres guardianes "son investigados en respuesta a las alegaciones de acoso y dos han sido suspendidos". "Nos tomamos muy en serio ese tipo de acusaciones y nuestra política contra el acoso deja muy claro que eso es completamente inaceptable", afirma la nota.
Las autoridades del histórico edificio abrieron una investigación entre el 24 y el 25 octubre en respuesta a varias acusaciones de intimidación. Aunque la Torre de Londres no dio detalles del caso, el diario "The Sun" informó de que una persona había sido advertida por la Policía por sabotear el artículo sobre Cameron que aparece en la Wikipedia, la enciclopedia libre de internet.
A ese respecto, un portavoz de Scotlnad Yard confirmó hoy que "un hombre de 56 años recibió una advertencia" el pasado mes en relación con "el uso inapropiado de Internet, tras la pesquisa lanzada por las autoridades de la Torre. Según el diario, que cita a fuentes próximas a la investigación, los presuntos acosadores también dejaron notas desagradables en el casillero de la centinela e, incluso, dañaron su tradicional uniforme, que cuesta 1.400 libras (algo más de 15.000 euros).
Cameron, una escocesa de 44 años, hizo historia hace dos años al convertirse en la primera mujer que ocupa una plaza de "beefeater" en los más de cinco siglos de existencia de ese cuerpo de seguridad. Ya entonces, la vigilante, que acabó con uno de los últimos bastiones exclusivamente varoniles que existen en el Reino Unido, confesó que no todos sus colegas -un total de 34- le brindaron una amable bienvenida, aunque accedía al puesto después de cumplir el requisito indispensable de haber prestado un mínimo de veintidós años de servicio en las Fuerzas Armadas del Reino Unido. IM