Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Por primera vez en 87 días deja de fluir crudo al mar en el Golfo de México

Por primera vez en los 87 días transcurridos desde que comenzó el derrame de petróleo en el Golfo de México ha dejado de fluir crudo al mar, según ha anunciado la empresa responsable del derrame, BP. El presidente de EE.UU., Barack Obama, ha calificado el anuncio como "una señal positiva", aunque se ha mostrado cauteloso al indicar que no se pueden adoptar aún conclusiones definitivas, pues "continúan las pruebas" de la campana de contención instalada el pasado fin de semana sobre el pozo averiado.
En un comunicado, BP ha indicado que hasta el momento las pruebas comenzadas se desarrollan con éxito y que por primera vez desde el comienzo del derrame, hace 87 días, ha dejado de manar petróleo al mar.
El coordinador de la lucha contra el vertido, el almirante Thad Allen, ha explicado que "nos sentimos alentados por estos acontecimientos, pero esto no se ha acabado". Durante las próximas horas los equipos de lucha contra el derrame analizarán los datos resultantes y comprobarán las condiciones del lecho marino.
"Todos estamos encantados de que haya dejado de fluir petróleo en el mar" y "podríamos empezar a ver la luz al final del túnel", ha manifestado en una rueda de prensa el director de Operaciones de la petrolera, Doug Suttles, quien, sin embargo, ha insistido: "aún no hemos terminado el trabajo, ni lo terminaremos en algún tiempo".
Las pruebas continuarán hasta 48 horas más y podrían concluir o bien este viernes o el sábado, ha indicado Suttles.
Pruebas de resistencia
BP, la empresa responsable del vertido, ha retomado las pruebas de resistencia de la campana tras haberlas suspendido la pasada noche al detectar una grieta en el obturador.
"Las pruebas comenzaron tras la instalación de la campana y de acuerdo con los procedimientos aprobados por el Mando Nacional de Incidentes" y hasta el momento se desarrollan con normalidad, dice el comunicado de BP.
No obstante, la empresa advirte de que aunque deje de verterse petróleo en el mar durante el periodo de prueba, "eso no quiere decir que el flujo de crudo y gas del pozo se haya detenido de manera permanente".
A lo largo del periodo de pruebas se irá midiendo la presión interna de la campana. Si es demasiado baja, ello apuntará a la existencia de otra fuga similar a la detectada anoche y habría que comenzar de nuevo. Si las pruebas tienen éxito, se determinará entonces cómo proceder.
Trasvase del crudo
Según Allen, la opción más probable es que se retome el proceso de contención: trasvasar el petróleo desde la campana a través de tuberías a barcos en la superficie marina que se encargarán de almacenarlo.
La nueva campana da a los equipos de lucha contra el vertido la capacidad de recuperar hasta 80.000 barriles diarios, más de la cantidad que se vertía en el mar.
Hasta el momento se calcula que fluían del pozo entre 35.000 y 60.000 barriles de petróleo diarios.
Mantener cerrado el pozo, con el riesgo de un aumento repentino y peligroso de presión, es otra posibilidad aunque en principio los expertos se inclinan por reservarla para casos de mal tiempo extremo, como sería un huracán, cuando los barcos tendrían que abandonar la zona.
Tras la entrada en funcionamiento de la campana, el siguiente paso será completar los pozos auxiliares que BP perfora para sellar definitivamente la filtración y que se encuentran ya a sólo treinta metros del punto de encuentro previsto con el yacimiento. "La actividad continuará hasta que el pozo haya de dejado de tener la capacidad de seguir manando", algo que podría ocurrir a mediados de agosto, según Suttles.