Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La primera jefa de la iglesia Evangélica alemana dimite por conducir ebria

"Por encima de mi cargo, es importante preservar el respeto y la estima hacia mi misma, por lo que dimito de todos mis cargos eclesiásticos", dijo Kõssmann, en una declaración pública en un tono emotivo pero sereno y entre aplausos de los presentes y apenas 24 horas después de conocerse su infracción.
"No puedo seguir en el cargo si no tengo la autoridad suficiente" prosiguió Kõssmann. "Críticas como las que pronuncié al decir que nada está bien en Afganistán sólo pueden mantenerse si se cuenta con el reconocimiento pleno", añadió, en alusión sus recientes posicionamientos frente a ese conflicto.
Kõssmann, de 51 años, divorciada y madre de cuatro hijas, se convirtió el pasado octubre en la primera mujer al frente de la EKD, apuntalada en su reputación de mujer moderna y como representante del ala modernizadora de ese colectivo.
Desde esa posición ha incidido en cuestiones de índole política y se granjeó las simpatías de sus conciudadanos con su posición crítica respecto a la intervención en Afganistán.
Su aparentemente sólido bagaje se vino abajo el martes, al saltar la noticia de que el pasado sábado fue sorprendida por la Policía cuando conducía su coche oficial tras saltarse un semáforo en rojo en Hannover, diócesis de la que es obispo.
Ya en unas primeras declaraciones a ese medio, el martes, admitió haber cometido un grave error, del que se arrepentía. Horas después, la Fiscalía precisó que se le habían determinado unos niveles de 1,54 miligramos de alcohol en la sangre de la obispo, el triple de lo autorizado en Alemania.
En el caso de una mujer de su complexión física -menuda- equivale a que se habría bebido más de una botella de vino o varias cervezas.
El apoyo de los suyos
A pesar de todo, el Consejo Evangélico, le expresó su respaldo. "El consejo deja en plena confianza a su presidenta la decisión sobre el camino que deberemos tomar juntos".
Ello no evitó que su dimisión se viera como ineludible, no por el hecho de haber tomado alcohol, lo que entra en la esfera de lo privado, sino de haber conducido ebria, lo que en Alemania es un delito que además de la retirada inmediata de la licencia de conducir puede implicar una sanción equivalente a dos salarios.
Entre confesiones
El caso ha sacudido al EKD y coincide con la confrontación abierta entre el gobierno y la Conferencia Episcopal Alemana, máximo órgano de la Iglesia Católica, que cuenta asimismo con 25 millones de fieles.
El presidente de la Conferencia, Robert Zollitsch, emplazó hoy a la ministra de Justicia, Sabine Leutheusser-Schnarrenberger, a disculparse en las próximas 24 horas de sus críticas contra los responsables de la Iglesia Católica, a los que imputa no haber reaccionado como corresponde en los casos de pederastia.
Zollitsch hizo llegar a la canciller -y presidenta de la Unión Cristianodemócrata (CDU)- Angela Merkel su queja contra la ministra, del Partido Liberal (FDP).
Lejos de amilanarse, Leuthausser-Schnarrenberger expresó, a través de su portavoz, su "desconcierto" por el hecho de que la Iglesia imponga un ultimátum a un miembro del gobierno.
 
EBP