Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los primeros ministros chino y norcoreano se reúnen en Pekín

El primer ministro chino, Wen Jiabao, se reunió hoy con su homólogo norcoreano, Kim Yong-Il, en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín, un encuentro que coincide con un momento de alta tensión en la región debido al aumento de las hostilidades de Pyongyang hacia Seúl y Washington.
En su segundo día de visita oficial, el número tres del régimen norcoreano (tras el máximo líder, Kim Jong-Il, y el presidente, Kim Yong-nam) voló desde la ciudad china de Jinan (este del país) a la capital pequinesa, donde fue recibido con honores de jefe de Estado en la sede del Legislativo chino.
Wen transmitió a Kim las felicitaciones del pueblo chino al norcoreano en el 60 aniversario de relaciones diplomáticas entre los dos países, efeméride que ha motivado la visita oficial.
En el primer día de viaje oficial, ayer, el primer ministro norcoreano visitó la provincia china de Shandong (principal enlace marítimo entre China y la Península Coreana), donde se reunió con líderes provinciales, y pidió mayor cooperación bilateral política, económica y cultural.
El viaje de Kim coincide con un aumento de las hostilidades de Corea del Norte, que incluso ha pedido a Estados Unidos que deje de enviarle ayuda alimentaria, según anunciaron ayer fuentes del Departamento de Estado norteamericano.
Horas después, el Ministerio de Defensa surcoreano advirtió hoy de una alta posibilidad de que Corea del Norte efectúe un ataque por sorpresa a Corea del Sur, coincidiendo con el anunciado lanzamiento de un misil de largo alcance -aunque Pyongyang asegura que lo que va a lanzar es un satélite- a principios del próximo mes.
La visita del primer ministro norcoreano a China tiene un marcado carácter económico y conmemorativo, aunque Pekín ha aprovechado la presencia de Kim para destacar por primera vez, a través de su Ministerio de Asuntos Exteriores, que el posible lanzamiento del misil o satélite le causa gran preocupación.
La actual situación "es bastante complicada" y por ello Pekín "ha expresado su preocupación y espera que las partes puedan resolver los problemas con contención", destacó ayer en rueda de prensa el portavoz de turno del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Qin Gang.