Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El principal clérigo saudí emite una fatua contra el ajedrez, el "juego de Satán"

AjedrezGTres

El Gran Mufti de Arabia Saudí, Abdulaziz Al Sheij, ha declarado una prohibición contra la práctica del ajedrez en todo el país por considerar que se trata de una pérdida de tiempo y de dinero que solo consigue granjear el odio entre sus jugadores.

La prohibición del Gran Mufti no supone en modo alguno la ilegalización del ajedrez en el reino árabe pero las asociaciones de esta disciplina han manifestado su malestar ante las declaraciones, que tienen lugar justo antes de la celebración este viernes de un destacado torneo.
Al Sheij promulgó este edicto religioso, esta fatua, en pleno programa de televisión en respuesta a las peticiones de un espectador. "El ajedrez", sentenció el clérigo, "es la obra de Satán; es el juego que hace del pobre un rico y del rico un pobre. Solo causa hostilidad y derrocha tiempo donde el tiempo no se debería invertir", según informa el diario norteamericano 'The New York Times'.
El gran maestro británico de ajedrez, Nigel Short, ha lamentado ante la BBC la "delicada situación en la que quedan las asociaciones saudíes" después de este dictado. "Incluso (el gran ayatolá iraní) Jomeini dio marcha atrás cuando prohibió el ajedrez en Irán", ha recordado.
La respuesta no se ha hecho esperar. El presidente del comité legal de la Asociación Saudi de Ajedrez, Musa Bin Thaily, ha manifestado que el ajedrez no tiene absolutamente nada que ver con el juego con ánimo de lucro, que su asociación ha organizado más de 70 torneos en el reino con la asistencia de prominentes figuras del Gobierno, e incluso ha remarcado en su cuenta de Twitter que, en Arabia Saudí, la pieza del Rey no está coronada por una cruz, sino por la media luna creciente del Islam.