Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ministra principal descarta un referéndum en el Ulster para unirse a Irlanda

La ministra principal de Irlanda del Norte, Arlene Foster, ha sostenido que "no hay nada que temer" y que nunca prosperaría un referéndum para la unión de este territorio a Irlanda, como ha propuesto este viernes el líder del Sinn Féin, Martin McGuinness, tras la victoria del 'Brexit'.
En el Ulster, el 55,8 por ciento de los ciudadanos se han pronunciado a favor de la permanencia de Reino Unido en la UE, después de que todos los partidos, con la excepción del DUP de Foster, hayan defendido esta opción.
"Creo que este es un buen resultado para Reino Unido. Nuestra nación está a salvo", ha sostenido en declaraciones a la BBC Radio Ulster. "Estoy muy orgullosa de los ciudadanos de Irlanda del Norte y estoy deseando que se produzcan las negociaciones que se van a celebrar", ha añadido.
Tras conocerse el resultado esta mañana, McGuinness, quien es además 'número dos' del gobierno de unidad norirlandés, ha abogado por la convocatoria de un referéndum en el que los norirlandeses tengan la posibilidad de unirse a Irlanda.
Foster ha recordado que McGuinness hace esta petición periódicamente pero, según ella, "la Secretaría de Estado no convocará un referéndum". "No tenemos nada que temer", ha afirmado, incidiendo que en el líder del Sinn Féin está siendo "oportunista y que de ninguna manera", incluso si se celebrara la consulta --"y yo no quiero que haya una"--, "esta sería a favor de una Irlanda unida".
"Los ciudadanos se han movido claramente en los últimos años a una posición en la que están bastante contentos con la posición constitucional de Irlanda del Norte en Reino Unido", ha opinado la ministra principal.
Por otra parte, en cuanto a los temores de Dublín sobre los efectos que pueda tener la salida de Reino Unido de la UE principalmente para su economía, Foster ha asegurado que el Ulster mantendrá una relación especial con sus vecinos del sur.
La posible salida de Reino Unido de la UE había suscitado temores en Irlanda del Norte y los expertos habrían advertido de que el frágil acuerdo de paz alcanzado en 1998 y que puso fin al conflicto armado, podría venirse abajo, además de provocar la ruptura del Gobierno de unidad integrado por el DUP (unionistas) y el Sinn Fein (nacionalistas).