Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los principales sectores argentinos respaldan la tercera jornada de huelga nacional

Los sindicatos opositores a la gestión de la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, han comenzado este jueves su tercera huelga nacional, la segunda de este año, a la que se han sumado los principales sectores del país.
Los organizadores de la huelga, la CGT, la CGT Azul y Blanca y la CTA, han convocado esta jornada de paro a modo de protesta por la caída del empleo, la inflación y el impuesto de ganancias, según informa el diario argentino 'La Nación'. Aunque los sindicatos buscan obtener una respuesta de la Administración, no esperan que la Casa Rosada se pronuncie.
Según el diario 'Clarín', desde las seis de la mañana se han registrado cortes en los accesos a Buenos Aires, donde los piquetes impiden la entrada. Industrias aeronáuticas, marítimos y portuarios, servicio de recogida de basuras, estaciones de servicio, profesores, panaderos y bancos son algunos de los sectores que se han sumado al paro. Por el contrario, sí que funcionan las líneas de autobuses urbanos y el metro, ya que el Gobierno consiguió llegar a un acuerdo con ellos, según medios locales.
Hugo Moyano, de CGT opositora, Luis Barrionuevo, de CGT Azul y Blanca, y Pablo Micheli, de CTA opositora, esperan que la huelga sean un éxito. Barrionuevo ya le ha propuesto a Moyano "una multitudinaria marcha" próximamente para lograr sus propósitos.
Desde la Casa Rosada sostienen que la huelga es "de naturaleza política" y que "los más beneficiados" son sus organizadores. El jefe de Gabinete de Kirchner, Jorge Capitanich, ha explicado que aunque "el derecho a la huelga es un derecho", los organizadores de piquetes muestran "una actitud autoritaria que no tiene que ver ni con la democracia sindical ni política".