Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un profesor o un niño de 11 años comparecen ante el juez por los disturbios en Londres

La mayoría de los sospechosos comparecieron la jornada del miércoles en los tribunales de Londres. FOTO: Reuterstelecinco.es
El acusado más joven es un niño de 11 años de edad que llegó al juzgado de Londres acompañado por su madre. Este menor ha sido declarado culpable de un delito de desorden y está a la espera de la pena. Otro de los acusados es un joven que acaba de ser padre a los 35 años de edad. Ha asegura que trataba de comprar pañales cuando se vio inmerso en una lucha con la policía en uno de los supermercados saqueados. 
La mayoría de los sospechosos comparecieron la jornada del miércoles en los tribunales de Londres, pero aún muchos esperan en los banquillos de los tribunales británicos para comparecer en los próximos días en Manchester, Liverpool, Birmingham y Nottingham.
Los tribunales se preparan para trabajar a destajo incluso durante las noches para juzgar a todos los detenidos por los graves disturbios vividos en la capital británica. Cameron aseguró que se identificaría a todos los responsables de los altercados.
Los funcionarios aseguran que la policía Metropolitana tuvo que lidiar con las 371 personas acusadas para mantener el orden en los tribunales. Aseguran que muchos de los detenidos fueron sorprendidos in fraganti con televisores robados, ordenadores portátiles y teléfonos móviles valorados en miles de libras. Además, algunos de los detenidos fueron acusados de incitar los disturbios con mensajes incendiarios en sitios de redes sociales y de generar la anarquía en las calles de Londres.
Los jueces se han negado a conceder libertad bajo fianza en la mayoría de los casos. Los acusados han permanecido entre rejas para evitar que se unan de nuevo a los disturbios. CGS