Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

A punto de atropellar con su autobús a un bebé abandonado en la carretera

Mike Hubbard, el conductor de autobús de San Antonio (Texas, EEUU) ha narrado que cuando vio la fantasmal figura pensó que se trataba de un perro. A medida que se acercaba descubrió que era un bebé con pañales. Afortunadamente pudo parar a tiempo para no atropellar a la pequeña Destiny Florez. 
El chófer se bajó de su autobús para averiguar que pasaba. "Calculo que tenía unos ocho meses, no se si estaba comiendo algo, solo recuerdo que abrió los ojos sorprendida cuando vio el enorme y viejo autobús", ha relatado. Cuando había comprobado que el pequeño estaba bien, el padre del bebé surgió de la nada y se la llevó sin mediar palabra. La cámara de seguridad del bus lo grabó todo.
Los padres de la pequeña luchan ahora para no perder la custodia de sus tres hijos. Catherine González, la madre de 25 años, y su pareja, han explicado que estaban en el salón de casa y de repente escucharon un frenazo muy fuerte. No sabían que Destiny se había escapado de casa. Aseguran que "fue un accidente y que le podría pasar a cualquiera".
Los servicios sociales de Texas decidirán en una semanas si las tres niñas pueden seguir bajo la tutela de sus padres. EBP