Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tras cinco meses se reanuda el juicio contra miembros del partido ultraderechista Amanecer Dorado

Tras un parón de casi cinco meses, este miércoles se ha reanudado el juicio contra miembros del partido ultraderechista griego Amanecer Dorado, aunque ante el tribunal sólo se han presentado seis de los 68 acusados.
La audiencia también ha estado protagonizada por la ausencia de la mayor parte de los abogados de la defensa. Lo que inicialmente se llamó 'el juicio del siglo' ha sufrido repetidos retrasos desde que se suspendió, el pasado mes de enero, a causa de la huelga de abogados, pero se ha retomado este miércoles después de que la acusación recibiera el permiso de sus colegios para asistir, según ha informado la edición digital del diario heleno 'Khatimerini'.
Precisamente la ausencia de los abogados de la defensa se ha debido a esta huelga, por lo que el tribunal ha tenido que designar nuevos abogados para algunos de los acusados, como ha ocurrido con Giorgos Roupakias, supuesto asesino del rapero antifascista Pavlos Fyssas en 2013.
Si bien el procedimiento está previsto que se retome el jueves --si no hay nuevos impedimentos técnicos--, los recién designados abogados de la defensa podrían pedir más tiempo para informarse sobre los casos.
Este juicio arrancó hace más de un año y entre los 68 acusados se encuentran el líder del partido, Nikos Michaloliakos. Todos ellos tuvieron que ser liberados después de 18 meses en prisión preventiva y se encuentran ahora en arresto domiciliario.
El partido ha negado las acusaciones y ha asegurado que los detenidos son víctimas de una caza de brujas liderada por el Gobierno.
Amanecer Dorado es un partido de extrema derecha que entró en el Parlamento por primera vez en 2012 aprovechando una ola de indignación por el aumento del desempleo y la política de austeridad impuesta por la Unión Europea.