Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Suiza vota la posibilidad de expulsar extranjeros por delitos menores

Suiza celebra a partir de las 09.00 un día de plebiscitos con uno que destaca por encima de todos, el que se realiza sobre la propuesta del Partido Popular Suizo para expulsar automáticamente a los extranjeros que cometan delitos menores, un baremo para medir la postura de la población sobre la actual crisis migratoria mundial.

Esta propuesta contempla la expulsión automática y sin derecho de apelación por delitos -- como infracciones de tráfico -- hasta ahora punibles con solo leves condenas de prisión o multas, según la legislación actual, que sí contempla esta medida en casos de violación, abuso sexual o asesinato.
Además, de aprobarse de esta medida el juez quedaría privado de su capacidad para decidir individualmente, y atendiendo a circunstancias personales, sobre cada uno de los casos.
Las encuestas no se atreven a dar un vencedor. La campaña inicial de los populares suizos, de especial virulencia, parece haber perdido cierta tensión aunque las encuestas publicadas a principios de mes prácticamente señalaban un empate técnico entre ambas opciones (49 en contra por 46 a favor, según GfS Bern) con un escaso porcentaje de indecisos que se antoja crucial.
Los oponentes a la propuesta, con el Gobierno a la cabeza, advierten de que su aprobación desembocaría en un sistema judicial de doble rasero que pondría en el punto de mira a los extranjeros que viven de manera legal y permanente en Suiza, por no mencionar sus consecuencias morales.
"Es absolutamente inhumana y trata a prácticamente dos millones de extranjeros como ciudadanos de segunda clase", ha subrayado el Consejo Federal de Suiza, el órgano ejecutivo del país, mientras otros grupos críticos no han dudado en colgar pancartas que equiparan a la Suiza de 2016 con la Alemania Nazi, esvásticas incluidas, y la Sudáfrica del Apartheid.