Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La reforma sanitaria de Obama tendrá que ser votada de nuevo

El presidente de EE.UU., Barack Obama (d), firma en una ceremonia en la sala Este de la Casa Blanca en Washington DC, EE.UU., la ley de reforma sanitaria. Foto:EFEtelecinco.es
 En cambio, la Cámara también aprobó el domingo un paquete de enmiendas a la ley, que fue fundamental para que un grupo importante de demócratas contrarios al aborto diera el sí en la votación de la ley.
Este paquete de enmiendas debía ser aprobado sin cambios en el Senado, lo que no ha ocurrido. Los republicanos, dispuestos a no dar la batalla por perdida en contra de la reforma del sistema sanitario, presentaron una batería de modificaciones con la intención de obstaculizar el proceso.
 
El miércoles, el Senado se embarcó en una larga sesión para debatir y rechazar, una por una, las propuestas republicanas. Sin embargo, ya en la madrugada del jueves, la oposición logró un triunfo al demostrar que dos de las provisiones del proyecto de ley violaban las reglas presupuestarias.
 
Las provisiones en sí no son importantes, se refieren a becas para estudiantes de bajos ingresos, pero han permitido a los republicanos poner una piedra en el camino a los demócratas, obligándoles a hacer regresar el texto a la Cámara. Fuentes del legislativo esperan que los congresistas de la Cámara Baja aprueben sin problemas el texto modificado, con lo que seguiría su curso hacia la Casa Blanca, para la firma del presidente Barack Obama.

La intención era que el proceso quedara completado antes del receso de Semana Santa, que se inicia mañana viernes, aunque ahora no queda claro si lo lograrán.

Mientras tanto, el presidente Barack Obama tiene previsto iniciar hoy en Iowa una gira por el país para explicar las bondades del proyecto a la población, que se mantiene dividida al respecto.

Una encuesta de la empresa Gallup publicada ayer indicaba que un 49 por ciento de los estadounidenses la apoya, frente a un 40 por ciento que la rechaza, lo que supone un cambio de opinión notable, pues antes de la votación en el Congreso ganaban los que se oponían a ella. EBP