Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un refugiado iraquí abusa de un niño en una piscina de Viena

Hombre en la piscinaGtres

En las últimas semanas se están desvelando caso de agresiones sexuales perpetradas por  refugiados y que hasta ahora habían sido ocultadas por las autoridades de varios países para no despertar el odio racial hacia este colectivo. Uno de estos casos es el de un refugiado iraquí que presuntamente abusó de un niño de 10 años en una piscina de Viena.

Los hechos ocurrieron el pasado diciembre, cuando un joven iraquí de veinte años agredió sexualmente a un niño de 10 años en una piscina de la capital austriaca. El pequeño fue hospitalizado y el agresor, que siguió bañándose después del incidente, fue detenido. En su defensa alegó que llevaba cuatro meses sin practicar sexo, ya que su mujer se quedó en Irak, y afirmó estar al tanto de que estos actos son ilegales en casi todo el mundo.
Muchos de estos casos están siendo ocultados por las autoridades para no desatar la preocupación entre los ciudadanos, y sobre todo para no encender la mecha del odio racial hacia los refugiados, según informa ‘RT’