Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El número de refugiados supera los 170.000 mientras y se declara un brote de diarrea en Damasco

Más de 170.000 sirios han abandonado el país desde el incio del conflicto y se teme que el ritmo de salida podría aumentar en las próximas fechas tras declararse un brote de diarrea en zonas rurales cerca de Damasco que ha dejado más de un centenar de hospitalizados, según informaron este viernes diferentes agencias de Naciones Unidas.
En los últimos dos días, más de 3.500 sirios procedentes de las zonas de Aleppo, Azaz, Idlib y Latakia han llegado a las provincias turcas de Hatay y Kilis, según informó en rueda de prensa el portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Adrian Edwards.
La práctica totalidad de los refugiados sirios se encuentran registrados en cuatro países: Irak, Jordania, Líbano y Turquía, país este último que ha experimentado "un fuerte incremento del número de sirios" que han atravesado sus fronteras.
"Ahora tenemos 65.000 sirios en nueve campamentos del país. Se ha registrado un importante aumento del número de Sirios que han huido. Un 40 por ciento llegó en agosto", declaró Edwards.
BROTE DE DIARREA
De momento existen 103 presuntos casos de afectados por E.coli a las afueras de Damasco por agua contaminada, según ha informado la Organización Mundial de la Salud (OMS). Entre los afectados hay 61 niños menores de diez años.
"Todavía seguimos con las pruebas de laboratorio", declaró el director del departamento de respuesta humanitaria y gestión de emergencias de la OMS, Richard Brennan, a Reuters.
La enfermedad parece concentrada en la zona rural de Damasco, "pero hay constancia de otros focos, aunque no tenemos detalles", añadió Brennan.
La enfermedad podría agravarse por la falta de instalaciones médicas derivada del conflicto. "Las autoridades médicas estiman que 38 hospitales y 149 clínicas han sido o destruidas o gravemente afectadas por los ataques, lo que empeora el acceso a cuidados médicos", indicó.