Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El regulador nuclear asegura estar "satisfecho" con la respuesta de la central nuclear ante el incidente

La Oficina de Regulación Nuclear de Reino Unido (ONR, por sus siglas en inglés) ha afirmado que está supervisando la situación en la central nuclear de Sellafield, situada en el noroeste de Inglaterra, y que está satisfecho con la respuesta que ha dado la compañía que gestiona la planta.
"La ONR tiene constancia de la detección de elevados niveles de radiactividad en la planta de Sellafield y está satisfecha con la acción apropiada que ha adoptado la compañía", ha afirmado el regulador británico en un comunicado publicado en su página web oficial.
"Continuaremos controlando la situación y manteniendo un diálogo continuo con Sellafield", ha explicado. Varias horas antes, un portavoz de la planta ha confirmado que ha sido sometida a un cierre parcial tras detectarse "elevado nivel de actividad" radiactiva, sin que suponga un riesgo para los operarios y la población de las zonas cercanas, ha informado la BBC.
"La decisión se ha adoptado para operar la planta con niveles de plantilla reducida, de acuerdo con las normas de seguridad", ha explicado un portavoz de la planta nuclear inglesa, situada en la localidad de Cumbria, en el noroeste de Inglaterra. Las lecturas de la central muestran unos niveles "superiores a los normales pero más bajos que cualquiera que pueda requerir una acción", ha apostillado.