Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una relatora de la ONU denuncia que muchos niños sufren explotación sexual o son obligados a trabajar

Pese a las medidas de protección que aplica que el Gobierno de Guatemala, todavía hay muchos niños que son víctimas de explotación sexual o son obligados a trabajar, según denunció este jueves la relatora especial de la ONU sobre tráfico de menores, prostitución y pornografía infantil, Najay Maalla M'jid, tras realizar una visita de diez días a ese país.
"Muchos niños siguen siendo víctimas de explotación sexual y trabajos forzados en Guatemala pese a los loables esfuerzos que se han hecho para prevenir y luchar contra la venta de niños para su adopción ilegal", ha afirmado en un comunicado del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos.
"El fenómenos de las niñas explotadas sexualmente como prostitutas es muy preocupante, al igual que la gran cantidad de madres jóvenes que han sufrido abusos sexuales a manoes de familiares y la ausencia de una educación sexual que informe a los niños de los riesgos inherentes de las relaciones sexuales y los embarazos adolescentes", ha manifestado la relatora.
Maalla M'jid ha señalado que es muy complicado determinar la magnitud del fenómeno del tráfico y la explotación de menores porque las víctimas no suelen presentar denuncias porque temen ser estigmatizadas o sufrir represalias.
La relatora también ha advertido de la falta de acceso a mecanismos que garanticen protección y seguridad rápidamente para las víctimas que viven fuera de la capital guatemalteca, destacando que el problema tiene una dimensión internacional porque muchos niños son utilizados para el turismo sexual, la pornografía en Internet y el crimen organizado.
Aunque Maalla M'jid ha aplaudido las reformas legales y las acciones que han emprendido las autoridades de Guatemala, ha añadido que "las medidas para la protección de la infancia siguen estando fragmentadas a causa del solapamiento de las competencias de múltiples instituciones y de la falta de coordinación entre distintos sectores, así como la ausencia de recursos adecuados y permanentes".
Asimismo, ha criticado la lentitud con la que avanzan las investigaciones judiciales y la "impunidad" de la que gozan "muchos" criminales, ya que, en su opinión, esto "impide la protección rápida y eficiente de las víctimas y los testigos". En este contexto, ha pedido al Gobierno que adopte una estrategia con un enfoque "internacional e integrado" para proteger a los menores de edad.
Durante su visita a Guatemala, la relatora se reunió con representantes de las autoridades, de la sociedad civil y del sector privado. También estuvo en varios centros de protección de menores y conversó con adolescentes que han sufrido violencia y abusos.