Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los republicanos no respaldarán al candidato de Obama para el Supremo

El presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Paul Ryan, ha avanzando que los republicanos no apoyarán la candidatura de Merrick Garland para el Tribunal Supremo al considerar que el nuevo magistrado debe ser designado por el próximo presidente del país.
Ryan ha expresado su "total apoyo" a la decisión del líder de los republicanos en la Cámara de Representantes, Mitch McConell, y del jefe del comité de designaciones del Senado, Chuck Grassley, de "no seguir adelante con el proceso de confirmación".
"Debemos dejar que el pueblo estadounidense decida el camino del Tribunal", ha dicho, en alusión a las elecciones presidenciales que se celebrarán el próximo 8 de noviembre.
Ryan ha defendido la posición republicano, recordando que, "bajo la Constitución, el presidente tiene todo el derecho a haber su nominación y el Senado tiene todo el derecho a no confirmar a un nominado".
"Esto nunca ha sido sobre quién es el nominado, sino sobre un principio básico", ha subrayado. Garland se ha granjeado el apoyo de republicanos y demócratas a lo largo de su carrera gracias a sus posiciones moderadas.
La muerte del magistrado Antoni Scalia el pasado 13 de febrero ha puesto a Obama en la delicada tesitura de nominar a un sustituto que rompa el equilibrio de cuatro conservadores y cuatro liberales que hay ahora en la sede jurisdiccional.
El Congreso debe aprobar a cualquier candidato a entrar en el Supremo, pero los republicanos en la cámara alta han insistido en que no tendrán en cuenta a ningún juez que sea nominado por Barack Obama en su último año en la Casa Blanca.