Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los chilenos responden con protestas al discurso a la nación de Michelle Bachelet

Con paso firme entra al Congreso chileno la presidenta del país, Michelle Bachelet, en la ciudad portuaria de Valparaíso. Dispuesta a pronunciar el discurso anual sobre el estado de la nación. Tiene que explicar la complicada situación económica y social que se vive en Chile. Anuncia el frenazo a sus propuestas de reforma debido a la desaceleración económica y al tibio apoyo político. Pero con promesas de impulsar cambios en los sistemas de pensiones y en educación.

Un discurso que no cala en la calle. Con disturbios acababa la manifestación de protesta. Con la policía cargando contra los manifestantes con cañones de agua y granadas de humo. Y con cientos de personas destrozando mobiliario urbano y resistiendo los embistes policiales con barricadas de fuego. Un funcionario municipal de Valparaíso ha muerto por asfixia pese a los intentos de los sanitarios de mantenerle con vida.

Con un índice de popularidad menor al 25% y cargando la losa del escándalo financiero que envuelve a su familia y que lastra su reputación, Bachelet, líder del Partido Socialista de Chile, se enfrenta a un delicado último año de mandato, justo antes de las elecciones presidenciales que se celebrarán el próximo año.