Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los 28 fijan salvaguardas más estrictas para suspender la exención de visados antes de examinar caso de Turquía

Los ministros de Interior de la Unión Europea han acordado este viernes que el mecanismo que permite suspender en casos de abuso la exención de visados concedida a un país tercero debe ser "reforzado", para agilizar su activación y ampliar los motivos por los que puede ser invocado, una reivindicación de varios Estados miembros antes de decidir sobre el fin de esta obligación para países como Turquía y Ucrania.
"Si queremos asegurar Schengen, no se puede permitir la liberalización de visados sin precauciones, sin un calendario controlado y en las condiciones de precipitación como las que se nos quería imponer", ha declarado al término de la reunión el ministro de Interior francés, Bernard Cazeneuve.
Cazeneuve también ha querido dejar claro que París no aceptará liberar a los ciudadanos turcos de la exigencia de visados de corta duración (90 días), mientras Ankara no cumpla con "todos" los 72 criterios fijados por la 'hoja de ruta'.
"Y aunque esos criterios se den, si se incumplieran en un momento y otro, existirá la posibilidad de corregir el dispositivo", ha advertido el ministro galo, para quien es precipitado examinar en bloque como pretende Bruselas los casos de Ucrania, Kosovo y Georgia junto al de Turquía.
Alemania y Francia exigieron salvaguardas más estrictas para este mecanismo, como condición previa a examinar la posibilidad de eximir de la obligación de visados a Turquía de aquí a finales de junio, tal y como acordaron los líderes europeos con el Gobierno turco a cambio de que frenara el paso de refugiados.
Las condiciones para reforzar el mecanismo acordadas por los Veintiocho deben ser aún negociadas con el Parlamento Europeo para ser efectivas, y pasan por acortar los periodos de referencia y plazos de aplicación.
"La liberalización de visados tienen grandes ventajas para la UE y los países terceros, pero aún necesitamos un 'freno de emergencia' para todos los países libres de esta obligación, para asegurar que no habrá abusos", ha indicado el ministro de Inmigración holandés y presidente de turno de la UE, Klaas Dijhoff.
Con los cambios promovidos por los Estados miembros la suspensión de la exención ante abusos o una presión excesiva de entrada será "más fácil y ágil", porque permite a la Comisión Europea dar el primer paso para activarlo y porque contempla activar el mecanismo si el país extracomunitario deja de aceptar el retorno de inmigrantes irregulares de terceros países.