Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La sanidad pública británica implantará por su cuenta un impuesto sobre el azúcar en sus hospitales

El máximo responsable del Servicio Nacional de Salud británico (NHS), Simon Stevens, ha anunciado su intención de implantar un impuesto sobre el azúcar en los hospitales públicos para intentar así limitar el impacto sobre la salud que genera obesidad y diabetes y es ya la principal causa de los males que atiende la Sanidad. Dos tercios de los británicos padecen sobrepeso u obesidad.
"Debido a la función que desempeña el NHS en la vida nacional, todos los que trabajamos en el NHS tenemos la responsabilidad de apoyar a quienes cuidan a los pacientes y también de concienciar y defender los grandes cambios que mejorarán la salud de este país", ha argumentado Steven en declaraciones al diario 'The Guardian'.
Así, las bebidas y alimentos que contengan azúcar tendrán el cargo del impuesto si son adquiridos en las cafeterías o en las máquinas de venta automática de los hospitales de Inglaterra. La idea es aplicar la medida en un plazo de entre tres y cinco años
La medida afectará a los pacientes y a los visitantes, pero también a los 1,3 millones de trabajadores del sistema sanitario público. El objetivo es que todas las instalaciones del NHS tengan implantada la tasa para 2020.
Stevens ha emplazado además a los ministros a adoptar "acciones radicales" contra la obesidad tales como obligar a las empresas del sector a eliminar el azúcar de sus productos.
La mala alimentación acaba de superar al tabaquismo como la primera causa única de enfermedades atendidas por el NHS y supone el 40 por ciento de las enfermedades evitables relacionadas con el servicio. "No se trata solo del bienestar de la gente o de nuestros hijos, sino también de la propia sostenibilidad del NHS", ha advertido.
"El tabaco sigue matando a más de 80.000 personas al año y continúa siendo un grave problema, pero parece que la dieta está ya por delante", ha apuntado Steven, quien ha criticado que haya tiendas que ofrezcan dos por uno en bollos, pasteles y otros dulces o que sitúen estos productos junto a las colas.