Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los tres rehenes aún secuestrados por Abú Sayyaf piden ayuda al presidente electo filipino, Rodrigo Duterte

Los tres rehenes en manos del grupo islamista filipino Abú Sayyaf han reaparecido en un nuevo vídeo publicado este fin de semana en el que piden ayuda a sus respectivos Gobiernos, pero también al presidente electo, Rodrigo Duterte.
Al inicio de la grabación se puede ver a la filipina Marites Flor dirigiéndose a "nuestro nuevo presidente". "Necesitamos ayuda. Lo antes posible. Necesitamos ayuda económica antes de que se cumpla la fecha. Por favor, os rogamos ayuda", indica Marites, según la transcripción recogida por el diario filipino 'Inquirer'.
A comienzos de este mismo mes, el grupo publicó otro vídeo en el que un hombre armado amenazaba con ejecutar a los tres rehenes "si los gobiernos dan largas otra vez". En esa ocasión, Abú Sayyaf exigía un rescate de 600 millones de pesos filipinos --unos 11 millones de euros-- a pagar antes del 13 de junio.
Los secuestrados son el canadiense Robert Hall, el noruego Kjartan Sekkingstad y la filipina Marites, todos ellos secuestrados en septiembre del año pasado. Junto a ellos fue raptado el canadiense John Ridsdel, decapitado a finales de abril después de que Ottawa se negara a pagar su rescate.
En el nuevo vídeo continúa Hall, que también se dirige a Duterte. "Le agradecería si pudiera hacer lo que esté en su mano para sacarnos de aquí. Parece que mi Gobierno nos ha abandonado a mí y a mi familia en este empeño", sostiene.
"Hemos estado aquí durante ocho meses. Vine a tu hermoso país de buena fe y en paz, y aquí estoy. Estas personas quieren que negocies o contactes con ellos a través de una persona llamada 'June', con la que puedes contactar en la Embajada de Canadá", continúa, sin dar más detalles sobre el mencionado. "Realmente espero que hagas todo lo que puedas por salvarnos", ruega.
Hall describe las condiciones en las que viven en cautiverio y cómo son humillados. "Vivimos así cada día, nos vamos a dormir así. Tenemos cientos de personas armadas rodeándonos todo el tiempo, que nos ordenan y nos hablan como a niños. Hemos sido humillados de todas las maneras posibles", relata.
"Uno de nosotros ya ha sido asesinado", continúa, en referencia a su compatriota. "Esperamos que puedas trabajar en nuestro nombre lo antes posible para sacarnos de aquí. Por favor, cuanto antes mejor. Ahora mismo estamos muertos en tres cuartas partes. Gracias", concluye.
El último en aparecer ante la cámara es Sekkingstad, que pide ayuda al Gobierno noruego pero también menciona a 'June', de la Embajada canadiense. "Quiero llamar al Gobierno noruego, al canadiense, al filipino y al presidente Duterte. Por favor, tratad de salvarnos", pide.
"Contactad con este grupo a través de 'June' en la Embajada canadiense e intentad negociar con el este grupo. Seremos ejecutados el 13 de junio a las 03.00 de la tarde --hora local-- a no ser que haya un acuerdo", finaliza.