Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un ladrón se traga en tres segundos un papel que constituye la principal prueba de su delito

En unos pocos segundos, un atracador que acababa de ser detenido en Estados Unidos se traga un papel sobre el capó del coche policial mientras le cacheaban. Era la nota con la que había coaccionado al cajero de un banco para que le diese el dinero de la caja. Si no llega a ser por la atenta mirada de un dispositivo de seguridad, hubiese eliminado sin dejar rastro la prueba más evidente de su delito.
En menos de tres segundos consiguió, y pese a estar junto a los agentes policiales que en esos momentos registraban sus bolsillos, masticar y tragarse el papel. Cuando los agentes visionaron la cinta encontraron al 'ladrón hambriento', el mismo que mediante un papel, el que había devorado, robaba horas antes en un banco.
Resolver delitos que se cometen bajo la vista de los dispositivos de seguridad es un arma de gran utilidad, tanto que los coches policiales en Estados Unidos las llevan adosadas.
Casos de brutalidad policial, persecuciones policiales a 160 km/h con una niña de once años como fugitiva, detenciones con caimanes en el maletero o salvamentos in extremis... muchos casos son tan insólitos que de no ser por las grabaciones resultan difíciles de creer. IM