Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los servicios sociales le quitan a su hijo por no ser lo suficientemente "lista"

Kerry Robertson tiene 17 años y dificultades de aprendizaje según los servicios sociales británicos. Por eso, a Kerry, que acaba de ser madre, le han quitado a su hijo recién nacido, Ben. Kerry y su pareja, Mark McDougall, de 25 años, naturales de Fife, Escocia, huyeron a Irlanda después de que los servicios sociales británicos consideraran que ella no es lo suficientemente lista para criar a su hijo. Pero cuatro días después de que el niño naciera, los servicios sociales irlandeses, atendiendo la petición de los ingleses, le retiraron a su hijo en la maternidad del hospital.
Mark explica al Daily Mail que "Kerry y yo estamos furiosos porque creemos que nuestro bebé ha sido secuestrado por los servicios sociales". Ben está ahora con unos padres de acogida y sus padres pueden verle dos horas cada dos días.
La pareja ha estado huyendo de los servicios sociales durante tres meses. En septiembre, su boda fue impedida 48 horas antes por los trabajadores sociales que creen que Kerry no puede entender la declaración de matrimonio. En noviembre les dijeron que debido a su "incapacidad" le quitarían el niño cuando naciese. Por eso, a las 29 semanas de embarazo la pareja huyó de su casa en plena noche y viajó a Irlanda. El niño nació sano allí.
Kerry explica al Daily Mail que "cuando los trabajadores sociales irlandeses dijeron que les tenía que dar el niño, me sentí enferma. Empecé a llorar porque no me podía creer lo que estaban diciendo. Pensé que era un malentendido. Le estaba dando el pecho y antes de que se lo llevaran le dije a Ben que le quería y le di un beso".
Mark explica que "Kerry está destrozada. Creíamos que los irlandeses tenían más valores tradicionales que los trabajadores ingleses. Encontramos una casa de dos habitaciones en una bonita ciudad en Waterford mirando al mar. Kerry se inscribió ella misma en el centro de salud local y por fin empezamos a sentirnos seguros". Un benefactor anónimo les proporciona dinero y les paga la casa. Mark, que es artista, ha estado vendiendo cuadros y la familia y amigos les han donado ropa, cosas para el bebé y algo de dinero.
Kerry ha sido cuidada por su abuela desde que tenía nueve meses después de que sus padres fueran incapaces de cuidarla y ha estado supervisada por el Condado de Fife.
Mark indica que "los trabajadores sociales dijeron que ahora que Ben ha nacido, Fife le ha puesto en un registro de riesgo y está sujeto a una orden de protección. Cuando nos lo dijeron, las dos comadronas que atendían a Kerry estaban tan afligidas que tuvieron que salirse de la habitación".
Stephen Moore, director ejecutivo de los servicios sociales del condado de Fife, indica que "podemos confirmar que aunque la familia Robertson no está ahora mismo en Fife, estamos comprometidos a trabajar con todos nuestros colegas en cualquier parte para garantizar la seguridad y el bienestar del niño y de toda la familia".