Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los casos de abusos sexuales en Alemania se extienden a hospitales religiosos

El hospital Johannesstift de la Iglesia Evangélica. Foto: BZtelecinco.es
El rotativo berlinés 'BZ' revela que en el hospital Johannesstift de la Iglesia Evangélica, en el barrio berlinés de Spandau, especializado en la atención de personas con minusvalías, se produjeron en los años 80 y 90 al menos cuatro casos de abusos y coacción sexual con pacientes y personal.
Añade que el más escabroso fue el de un enfermero que sedujo a una paciente de 17 años con una minusvalía que dependía de su atención sanitaria y que fue despedido y denunciado ante la Justicia.
El mismo hospital despidió también en aquellas fechas a un empleado que abusó igualmente de una trabajadora menor de una subcontrata que cumplía labores en el recinto del Johannestift.
'BZ' revela igualmente que un visitante asiduo del centro médico fue expulsado del mismo y se le prohibió la entrada tras descubrirse que había forzado a una paciente anciana a mantener relaciones sexuales.
"No ocultamos nada"
El pastor Martin von Essen, director de Johannesstift, reconoce en unas declaraciones al rotativo esos casos, pero subraya que "nosotros no ocultamos nada y en casos así actuamos siempre de manera consecuente y ofensiva".
Asimismo explica que las víctimas "son con frecuencia personas dependientes, que no se pueden valer por sí mismas y para las que en algunos casos asumimos el papel de padres" y destaca que el personal que abusa de los pacientes ha sido siempre despedido y denunciado.
Penas de entre 6 meses y 10 años de cárcel
En unas declaraciones también al "BZ", el fiscal berlinés Marin Schelter advierte de que los abusos contra personas indefensas están castigados "con penas de seis meses a diez años de cárcel, penas que no bajan de los dos años en caso de violación".
"Y para quien aprovecha su relación como cuidador de una persona dependiente para abusar sexualmente de su paciente la ley contempla penas de hasta cinco años de prisión", añade el fiscal berlinés. BQM