Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una niña de diez años sobrevive a la picadura de la medusa más venenosa del mundo

Rachel, en la habitación del hospital donde se recupera de la picadura. Foto: Gladstone Observertelecinco.es
Rachel Shradlow, una joven australiana de diez años, puede decir que ha vuelto a nacer.  Estaba nadando en un río de Queensland, en la boca del océano, cuando una medusa, hasta ahora letal, le picó en las piernas. La pequeña, que nadaba con su hermano de trece años, comenzó a sentirse mal. Casi no podía respirar y no veía. Su hermano logró sacarla del río rápidamente con la medusa todavía enredada en sus piernas. Al llegar a tierra Rachel perdió el conocimiento, según publica el diario británico Telegraph.
El veneno de la Medusa de la Caja, también conocida como avispa del mar, es tan abrumadoramente doloroso que las víctimas entran en estado de shock y se ahogan o mueren de insuficiencia cardíaca antes de llegar a tierra. No hay antídoto eficaz para su aguijón, que ataca el corazón, sistema nervioso y la piel, provocando disparos dolor muscular, vómitos y un rápido aumento de la presión arterial.
Pero Rachel logró sobrevivir. Pasó seis semanas en el hospital antes de poder regresar a casa, pero ya está allí con los suyos. Tiene muchas cocatrices en sus piernas y alguna pérdidad de memoria a corto plazo, pero nada más.
Jamie Seymour , profesor de zoología y de ecología tropical en la Universidad James Cook , asegura que la recuperación de la niña es algo inexplicabel. "No conozco ningún caso de alguien que haya sobrevivido asemejante picadura". "Generalmente, cuando ves a alguien con esas picaduras y con tantos tentáculos en su cuerpo, está en la morgue".
Los científicos australianos siguen muy de cerca la recuperación de la pequeña para intentar evitar que la picadura de esta medusa sea mortal a partir de ahora.