Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un soldado español de 24 años muere atropellado en Herat

Christian Quishpe Aguirrede 24 años murió a las 14 horas a consecuencia de las heridas que sufrió tras ser atropellado. Video: ATLAS.telecinco.es
Christian Quishpe Aguirre, de nacionalidad española y oriundo de Ecuador, ha fallecido hoy, pasadas las 14 horas (hora española). El accidente se ha producido en la zona de mantenimiento de vehículos de la Base de Apoyo Avanzado (FSB) de Herat (Afganistán). 
Tras el accidente, el soldado fue trasladado de inmediato al hospital Role 2, donde los médicos intentaron estabilizarlo, aunque finalmente falleció debido a la gravedad de las lesiones que presentaba.
El soldado Christian Javier Quishpe, de 24 años, ingresó en el Ejército español el 1 de septiembre de 2001. En la actualidad estaba destinado en el Grupo Logístico de Montaña número 1, con sede en Huesca. La familia del soldado, que estaba casado y tenía una hija, ya ha sido informada de su fallecimiento.
El Coronel Jefe de la FSB de Herat ha abierto una investigación para aclarar las circunstancias de este accidente. 
Un avión de la Fuerza Aérea Española ya vuela hacia Asia para repatriar el cadáver. El aeroplano llegará el viernes a la noche o el sábado por la mañana, y regresará a Zaragoza el mismo sábado si las condiciones meteorológicas lo permiten 
89 soldados muertos en Afganistán
Esta muerte eleva a 89 el número de integrantes de la misión española fallecidos desde el comienzo del despliegue, en enero de 2002.
Siete de los fallecidos murieron en ataques de los insurgentes, 79 en accidentes aéreos (62 en el Yak-42 y 17 en el helicóptero Cougar), dos en un accidente de tráfico, incluido el de hoy, y otro por un infarto de miocardio.
El primer ataque mortal contra las tropas españolas se produjo el 8 de julio de 2006, cuando la explosión de un artefacto activado a distancia acabó con la vida del soldado Jorge Arnaldo Hernández, de origen peruano, cuando realizaba una patrulla por la provincia de Farah.
El 21 de febrero de 2007 la explosión de una mina al paso de un convoy español mató a la soldado Idoia Rodríguez Buján cerca de Shindand, en la provincia de Herat.
Siete meses después, el 24 de septiembre, murieron los soldados Stanley Mera Vera, de origen ecuatoriano, y Germán Pérez Burgos, y otros seis resultaron heridos, tres de ellos graves, al explotar una bomba al paso del blindado BMR en el que viajaban cerca de Shewan, en el noroeste de Farah. En el ataque también murió un intérprete afgano.
El 9 de noviembre de 2008 un atentado suicida cerca de Herat causó la muerte al brigada Juan Andrés Suárez García y al cabo primero Rubén Alonso Ríos.
Otros cuatro militares resultaron heridos en el atentado, que se produjo al estallar una furgoneta-bomba que embistió al último blindado del convoy en que viajaban cerca de Herat.
Además de los siete muertos en ataques de los insurgentes, 79 han perdido la vida en accidentes de avión y dos en accidentes de tráfico.
Yakovlev-42
El 26 de mayo de 2003 murieron 62 militares cuando regresaban de Afganistán en un avión Yakovlev-42 ucraniano, que se estrelló en Trebisonda (Turquía).
Otros diecisiete perdieron la vida el 16 de agosto de 2005 cerca de Herat (Afganistán) al estrellarse el helicóptero en el que viajaban.
El 26 de mayo de 2007 murió el sargento de Infantería Juan Antonio Abril Sánchez al volcar el vehículo militar en el que viajaba, en la provincia de Badghis.
A todas estas muertes en ataques y siniestros se suma la del capitán médico Jesús de la Pascua Belaustegui, que falleció de un infarto de miocardio en la base española en Herat el 24 de octubre de 2005.
En los ataques anteriores habían resultado heridos leves dos militares, un sargento del Ejército de Tierra en las proximidades del paso de Sabzak (2 de septiembre), y un cabo primero de la Armada, en las proximidades de Sangha Tesh, al norte de Qala i Naw (5 de septiembre).
La de Afganistán es la misión que más vidas humanas ha costado a España, seguida de la de Bosnia-Herzegovina con 23 muertos.