Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un grupo de soldados se niega a combatir a Boko Haram hasta que no se mejoren sus equipamientos y armas

Un grupo de soldados nigerianos ha anunciado este martes su negativa a participar en los combates contra los milicianos de la secta islamista Boko Haram a menos que reciban mejor equipamiento y armas, según ha informado la cadena de televisión británica BBC.
Uno de los soldados ha asegurado que un total de 40 militares se negarán a desplegarse a menos que se cumplan sus exigencias. "Los soldados mueren como animales. El Ejército nigeriano no está preparado para combatir a Boko Haram. Boko Haram está entre los matorrales, en todas partes. Los comandantes están sacrificando soldados", ha dicho.
El portavoz del Ministerio de Defensa, Chris Olukolade, ha afirmado que el incidente está siendo investigado, al tiempo que ha negado que los soldados "estén siendo enviados a morir". "Puede que tengamos lo necesario (para el combate), pero mejoramos los equipamientos de forma regular", ha sostenido.
La semana pasada, un grupo de esposas de militares nigerianos se manifestó en la localidad de Maiduguri (este) para protestar contra el envío de sus maridos a combatir contra Boko Haram.
La protesta tuvo lugar después de que el Gobierno prometiera retomar el control de la localidad de Gwoza, en la que cientos de personas fueron asesinadas tras la ofensiva del grupo extremista.
El asalto contra Gwoza fue especialmente violento, y decenas de cadáveres siguen descomponiéndose en las calles. Los milicianos de Boko Haram irrumpieron en la ciudad tras ser expulsados de Damboa por el Ejército.
La violencia en Nigeria ha provocado que alrededor de 250.000 personas se hayan visto desplazadas de sus viviendas en lo que va de año, mientras que alrededor de tres millones de personas hacen frente a una crisis humanitaria.
Boko Haram, que intenta instaurar un Estado islámico en el norte de Nigeria, ha matado a miles de personas desde 2009, centenares de ellas en los últimos meses. El nombre del grupo islamista significa la educación occidental es pecaminosa en idioma hausa.
El pasado mes de abril, el grupo provocó la indignación de la comunidad internacional cuando secuestró a más de 200 niñas de una escuela de Chibok, en el estado de Borno. De las 276 niñas que fueron secuestradas, unas 57 lograron escapar momentos después del secuestro, mientras que alrededor de una decena lo ha hecho con posterioridad.