Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al menos 20 soldados muertos en una ofensiva islamista en Yemen

Al menos 20 soldados yemeníes han muerto en un ataque perpetrado este sábado por milicias islamistas contra un puesto de control en el sur del país, según han precisado fuentes del Ejército de Yemen.
El grupo Ansar al Sharia se ha atribuido la responsabilidad de esta ofensiva y ha elevado la cifra de soldados fallecidos a una treintena, si bien esta información no ha podido ser verificada de manera independiente.
Fuentes del estamento militar yemení han afirmado que los combates entre militantes y los soldados enviados como refuerzo desde la ciudad portuaria de Adén se reanudaron en un nuevo intento de retomar el puesto de control ubicado en una carretera que une las provincias de Lahej y Abyan, en el sur de Yemen. Como consecuencia, esta vía permanece cerrada al tráfico.
Aviones del Ejército yemení han bombardeado la localización y ha obligado a los milicianos a replegarse hacia uno de sus principales reductos en el sur del país, la localidad de Jaar.
Estos enfrentamientos se han registrado en el marco de un repunte de las hostilidades en las últimas horas, que comenzó con la muerte de cinco milicianos afines a Al Qaeda, además de un civil, en un bombardeo perpetrado por un avión no tripulado del Ejército estadounidense. Acto seguido, los milicianos de Ansar Al Sharia atentaron contra un oleoducto en el sur del país conectado con la instalación de Balhaf, gestionada por la compañía petrolera francesa Total, y que ha interrumpido la producción de crudo.
EL PAPEL DEL CCG
Por otro lado, en una rueda de prensa conjunta con el ministro de Asuntos Exteriores de Arabia Saudí, Saud al Faisal, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, ha alabado las "muy positivas contribuciones a la seguridad global y regional" realizadas por el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) al encauzar el proceso de transición política "pacífica" a Yemen.
Este organismo suní negoció en hasta cuatro ocasiones un plan de traspaso del poder con el expresidente yemení Alí Abdulá Salé, en vistas a la creciente oposición e inseguridad que acuciaba al país.
En esta misma línea se ha pronunciado Al Faisal, que ha calificado la labor del CCG de "encomiable", según ha precisado del Departamento de Estado norteamericano en un comunicado. "Arabia Saudí y sus socios del CCG han construido la base para la transición pacífica y ahora creemos que Yemen tiene la posibilidad de unirse en torno a un liderazgo distinto", ha añadido.
Al Faisal ha reconocido que el camino que tiene Yemen por delante es largo, pero ha reiterado el apoyo de Estados Unidos, Arabia Saudí y los demás países miembro del CCG. Yemen, ha puntualizado, "no es solo un frente político, también queremos ayudar al pueblo yemení, ya que necesitan ayuda para desarrollarse" como nación.