Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un grupo de soldados ocupan la sede del primer ministro mientras el presidente pide responsabilidad

Un grupo de soldados del Ejército ocupó hoy el Palacio de Mahazoarivo, sede del primer ministro de Madagascar, poco después de que el presidente, Marc Ravalomanana, pidiera "responsabilidad" a las Fuerzas Armadas y de Seguridad para garantizar la estabilidad del país.
Según informaron medios locales, los soldados rebeldes que ocuparon la sede del jefe de Gobierno, Charles Rabemananjara, están mandados por el coronel del Andre Ndrianarijaona, del Cuerpo de Servicios Administrativos y Técnicos del Ejército, que se declaró ayer al mando de las Fuerzas Armadas.
Ndrianarijaona forzó ayer a dimitir al jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Amadas, general Edmond Rasolomahandry, y el pasado martes también obligó a leer un comunicado de renuncia al ministro de Defensa, vicealmirante Mamy Ranaivoniarivo, quien sin embargo negó posteriormente haber dimitido.
Hoy mismo, Ranaivoniarivo participó en un Consejo de Ministros, tras el que declaró que mantenía la coordinación de las Fuerzas Armadas.
Después del Consejo, el presidente Ravalomanana pidió a los militares y policías que "asuman sus responsabilidades" para "restaurar la ley y el orden" y evitar las situaciones de violencia, que han causado ya unos 140 muertos desde que se iniciaron las protestas contra el Gobierno malgache el pasado 26 de enero.
La confusión se mantiene en Madagascar, después de que esta mañana se suspendiera la Conferencia Nacional convocada por la Confederación de Iglesias Cristianas (FFKM) y la ONU para tratar de resolver la crisis política.
La suspensión se debió a que sólo comparecieron representantes de la FFKM y de la ONU, mientras el Gobierno, la oposición y la sociedad civil malgaches estuvieron ausentes.
En estas circunstancias, el presidente de Senegal, Abdoulaye Wade, ha invitado a Ravalomanana y su rival político, el ex alcalde de Antananarivo Andry Rajoelina, a viajar a Dakar para negociar una salida a la crisis política que atraviesa Madagascar, ya que ambos habían solicitado su mediación.
Rajoelina, un antiguo pinchadiscos convertido en político populista, reclama la dimisión de Ravalomanana, al que acusa de malversación de fondos públicos y de violar la Constitución, y pretende instalar su propia administración, para lo cual ha pedido el apoyo de los militares con el fin de derrocar al Gobierno.
El pasado 26 de enero, Rajoelina encabezó una manifestación multitudinaria contra Ravalomanana en Antananarivo y, desde entonces, se han producido diversos disturbios en los que han muerto de forma violenta unas 140 personas.
Las próximas elecciones presidenciales en Madagascar están previstas en 2011 y Rajoelina no podrá presentarse, ya que la Constitución malgache exige que los jefes del Estado deben superar los 40 años y él tiene sólo 34.