Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los sueños rotos de Elisabeth

"Después del examen (..) me voy a vivir con mi hermana y su amigo. (..) Ellos no pueden pagar solos el apartamento. Para mí es muy accesible. Tengo dos habitaciones para mi sola y sólo pago 1.200 (chelines, unos 87 euros)", escribió Elisabeth el 9 de mayo de 1984 a un amigo.
Unas semanas más tarde, cuenta sus planes de ir a buscar trabajo a la localidad austríaca de Traun, tras haber escogido de la prensa diversos anuncios. "El lunes voy a Traun. Copié del diario todos los puestos libres de trabajo y ahora tengo que verlos uno a uno. Ojalá encuentre lo adecuado. ¡Deséame suerte!", se lee en la segunda carta.
Las misivas revelan que Elisabeth era una chica "normal", que le gustaba salir con sus amigos y hermanos. "Yo tengo seis hermanos, cuatro chicas y dos varones. Mi hermano Harald, de 21 años, es a quien más quiero. Siempre estoy con él. Sólo que ahora está en el servicio militar hasta octubre".
En la tercera carta, escrita sólo tres semanas antes de que fuera secuestrada, vuelve a expresar su cariño por su hermano Harald. "De mi hermano, estoy muy orgullosa. Conozco sus problemas y él, los míos. Nunca permitiría que le pasara nada", dice entonces Elisabeth en estos escritos que firmaba como "Sisi".
"Voy a nadar, a jugar tenis, también fútbol. Me gusta escuchar música y soñar sin hacer nada. Pero si la vida sólo consistiera de sueños, pues no sé... Y luego no debo olvidar salir por ahí. En realidad, es lo que más me gusta".
Presentarse a la opinión pública
Elisabeth y sus hijos, frutos de la relación que mantuvo con su padre, se presentarán a la opinión pública en el momento oportuno de una forma que se dará a conocer. Así lo ha anunciado su nueva abogada, Eva Plaz, a la agencia Apa.
Los siete miembros de la familia Fritzl viven desde finales de abril en una dependencia de la clínica psiquiátrica Amstetten-Mauer, a poca distancia de la localidad de Amstetten. EPF