Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un 20 por ciento de las mujeres del mundo han sufrido abusos sexuales en la infancia, según Save the Children

La ONG precisa que para los hombres la cifra ronda entre el 5 y el 10 por ciento
La ONG Save the Children ha denunciado este viernes que alrededor del 20 por ciento de las mujeres y entre el 5 y el 10 por ciento de los hombres del mundo sufrieron abusos sexuales cuando eran menores, con motivo del Día Internacional de los Niños Víctimas Inocentes de Agresión que se celebra este sábado.
En un comunicado, la ONG ha recalcado la dificultad de conocer la magnitud real de este problema ya que muchos niños no denuncian estos casos por vergüenza, miedo o por la ausencia de mecanismos adecuados.
Se considera abuso sexual a un niño o niña cuando se somete a un menor a comportamientos sexuales por parte de una persona adulta u otro menor, en un contexto de desigualdad de poder, habitualmente a través del engaño, la fuerza, la mentira o la manipulación. Además, este tipo de abusos suele ser llevado a cabo por personas del círculo de confianza del menor, lo cual entorpece aún más la denuncia de los casos.
Desde 1999, en España la ley permite denunciar estos casos entre 5 y 15 años después de que la víctima se convierta en mayor de edad, según la gravedad del abuso. Pasado este plazo, el delito prescribe y la víctima no puede actuar contra el abusador, ha recordado la ONG.
Save the Children pide que se apruebe una Ley Integral para luchar, prevenir y detectar este tipo de abusos. Además, la ONG reclama que se modifique el artículo 133.2 del Código Penal y que se incluyan los abusos sexuales a menores en la categoría de los delitos que no prescriben.
Esto es importante ya que las denuncias suelen realizarse en la edad adulta, una vez que han sido capaces de entender y enfrentarse a los abusos vividos y en el caso de que denuncien siendo menores se suelen encontrar con un sistema judicial hostil y poco adaptado a sus necesidades específicas.