Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los supositorios explosivos, la nueva arma de los terroristas islamistas

Los servicios secretos franceses estudian una nueva forma de actuar contra el terrorismo islamista. Los kamikazes de la rama de Al Qaeda en la península arábiga están atentando con explosivos que esconden dentro de su cuerpo, introducidos como supositorios y activados con un teléfono móvil, según un informe confidencial publicado por el periódico francés . 'Le Figaro'
El nuevo método permite burlar los sistemas de detección empleados en la actualidad en edificios oficiales y aeropuertos revela el documento de la Dirección Central de Información de Interior francés.
Los espías franceses llegaron a esta conclusión tras un atentado que se produjo el pasado 28 de agosto contra el responsable de la lucha antiterrorista de Arabia Saudí, el príncipe Mohamed Bin Nayef, del que salió ileso.
Según el informe, un terrorista suicida logró infiltrarse en el palacio del príncipe durante una ceremonia con un explosivo en el interior de su cuerpo, que hizo gracias a una radiofrecuencia emitida por su teléfono móvil.
Los sistemas de detección de explosivos actuales son incapaces de localizar el peligro, según los responsables de los servicios secretos galos.
La única forma de detectarlos sería con un control de rayos X, un sistema costoso que, además, tendría consecuencias en la salud de las personas que lo pasaran en muchas ocasiones.
El principal punto de preocupación de los expertos reside en los controles de acceso a los aviones en los aeropuertos, donde los sistemas de seguridad deben aplicarse a un elevado número de viajeros.
"Los dispositivos necesarios para hacer seguros los vuelos serían extremadamente costosos", afirma un experto citado por el diario francés, que asegura que además habría problemas logísticos para ponerlos en funcionamiento.
En este contexto, los espías franceses estudian controlar el emisor y no el explosivo, lo que puede llevar a la prohibición de llevar teléfonos móviles en los aviones.