Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Casi 80.000 sursudaneses han huido a los países vecinos por la violencia, según ACNUR

Unos 78.000 sursudaneses han huido de su país hacia los vecinos Uganda, Etiopía y Kenia así como hacia Sudán para escapar de la violencia que estalló hace casi un mes y que mantiene enfrentados a soldados leales al presidente, Salva Kiir, y al exvicepresidente Riek Machar, según ha informado este martes el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).
Más de la mitad de ellos, según el portavoz de ACNUR, Adrian Edwards, se han trasladado a la región de Nilo Occidental, en Uganda. "En total, 42.654 personas, principalmente mujeres y niños, de Nimule, en Sudán del Sur, están ahora en los distritos ugandeses de Arua, Adjumani y Kiryandongo", ha precisado Edwards.
"Muchos hombres están llevando a sus familias a la frontera ugandesa y les están dejando allí antes de volver a su país", ha explicado, al tiempo que ha indicado que "los refugiados con los que hemos hablado hablan de asesinatos, casas quemadas y tiroteos".
En el centro de tránsito de Dzaipi, en el distrito de Adjumani, hay 32.500 personas, pese a que fue diseñado para albergar solo a 400, así que, según ha indicado ACNUR en un comunicado, muchos refugiados, incluidos niños, están durmiendo en la intemperie.
"Además de cobijo, necesitan agua potable, alimentos y bienes domésticos básicos. Dado que siguen llegando más personas a diario a Dzaipi, estamos trabajando con las autoridades ugandesas para establecer campamentos adicionales", ha indicado Edwards.
En el caso de Etiopía, más de 18.600 sursudaneses han llegado hasta la zona de Akobo desde la región de Jonglei, mientras que hasta Kenia han llegado 6.778 refugiados procedentes de este mismo estado sursudanés.
Edwards ha señalado que ACNUR está especialmente preocupado por la gran presencia de niños entre los refugiados y prevé una misión de evaluación conjunta con el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) para averiguar más detalles sobre su situación.
En Sudán, de acuerdo con las estimaciones de ACNUR, hay 10.000 refugiados que han cruzado hacia Kordofán Sur y Kordofán Occidental, dos estados donde la situación ya es de por sí frágil. "La mayoría son nómadas y hasta ahora no hemos sido capaces de veridicar el número exacto debido a la falta de acceso", ha precisado el portavoz.
"HABRÁ MUCHOS MÁS DESPLAZADOS"
"Dado que sigue habiendo combates en algunas zonas de Sudán del Sur, principalmente en Jonglei y Alto Nilo, y ante el lento progreso de las conversaciones políticas en Addis Abeba, anticipamos que habrá muchos más desplazados tanto dentro como fuera de las fronteras del país", ha advertido Edwards.
Según ACNUR, actualmente hay 355.000 desplazados internos en Sudán del Sur, frente a los 200.000 que había la semana pasada. Este aumento se ha debido, ha explicado, tanto a la persistencia de los combates como al miedo a los mismos, así como por el deterioro de las condiciones de vida y la falta de alimentos.