Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un millón de sursudaneses podría padecer hambruna severa en el primer trimestre de 2015

Un grupo de ONG internacionales ha publicado este lunes el informe 'From Crisis to Catastrophe' (De la crisis a la catástrofe) para advertir de una posible hambruna en Sudán del Sur que podría afectar a cerca de un millón de personas en el primer trimestre de 2015 si no se pone fin al conflicto armado que vive el país.
Las trece ONG que firman el informe han pedido a los Gobiernos de los países vecinos y a la comunidad internacional que aumenten sus esfuerzos, en concreto los diplomáticos, para acabar con las tensiones y los enfrentamientos en Sudán del Sur. Además, han incidido en la importancia de los fondos y las aportaciones de los países donantes para prevenir la hambruna y dar una mejor respuesta en caso de que se produzca.
El responsable del programa de Oxfam en Sudán del Sur, Tariq Reibl, ha asegurado que la crisis está provocada "por la acción del hombre". "La respuesta de la comunidad internacional es mejor a la hora de salvar vidas que de ayudar a resolver los problemas políticos que las pone en peligro", ha destacado para alertar de la necesidad de una actuación de urgencia.
"Si la comunidad internacional quiere realmente evitar una hambruna, tiene que hacer un valiente esfuerzo a nivel político para conseguir que ambas partes del conflicto pongan fin a la lucha", ha señalado. El conflicto entre facciones en Sudán del Sur se prolonga desde hace nueve meses, por lo que estas organizaciones humanitarias también se han dirigido al Gobierno del país, a la oposición y a los grupos armados para que trabajen en "un acuerdo de paz sostenible y a largo plazo".
Los enfrentamientos podrían retomarse de inmediato, ante el inminente fin de la temporada de lluvias, lo que repercutiría de manera directa en la alimentación de los sursudaneses. Según las estimaciones, entre enero y marzo de 2015, el número de personas en riesgo de padecer hambre severa rozaría el millón. Al margen de las previsiones, Sudán del Sur ya sufre la peor crisis alimentaria del mundo.
La responsable de CARE en Sudán del Sur, Aimee Ansari, ha destacado "la fortaleza, la resiliencia y la generosidad del propio pueblo sursudanés" a la hora de enfrentarse a las necesidades alimentarias. No obstante, también ha recordado que se han visto obligados a "hipotecar el futuro para hacer frente a las desesperadas necesidades del presente".
AYUDA INTERNACIONAL
Estados Unidos, Reino Unido y la Unión Europea han aportado cerca del 60 por ciento de los fondos de ayuda a Sudán del Sur. Naciones Unidas ha colaborado con el envío de la Misión de Asistencia de Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS, por sus siglas en inglés), que ha atendido a unos 100.000 civiles.
Las ONG han advertido de que estos esfuerzos no serán suficientes en 2015 y han pedido a los donantes mayor implicación. Cerca de 1,4 millones de sursudaneses se encuentran desplazados y son más vulnerables a la hambruna. Por otro lado, los precios de los alimentos han subido y los ciudadanos cada vez tienen menos ingresos y menos propiedades para hacer frente a su día a día. "Esto implica un mayor grado de vulnerabilidad para el (año) que viene", ha alertado Ansari.