Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un taiwanés sobrevive 55 horas en el mar agarrado a una madera pese a que no sabía nadar

Un taiwanés de 42 años ha conseguido sobrevivir durante 55 horas en el mar tras haber caído al agua desde su embarcación y pese a que no sabía nadar gracias a que se agarró a una madera que había flotando, según ha informado este martes el diario 'Taipei Times', que cita a la Administración de Guardacostas de la isla.
Tseng Yung Fa había caído al mar cerca del condado de Hualien el viernes pasado y fue encontrado vivo cerca de la costa de Changbin, en el condado de Taitung, hacia el mediodía del domingo. El hombre sólo presentaba una hipotermia menor.
Miembros de la Unidad 82 de la Oficina de Patrullas del Territorio Oriental que le encontraron el domingo han considerado un "milagro" que alguien que no sabía nadar consiguiera sobrevivir pese a haber sido arrastrado unos 80 kilómetros desde el lugar donde cayó al mar.
El hombre, que tiene dos hijos y espera en breve el tercero, se aventuró a salir a pescar pese a las malas condiciones meteorológicas y de la mar. Tras desaparecer, las autoridades movilizaron medios terrestres, aéreos y marítimos para localizarle.
Cuando se disponían a abandonar la búsqueda, hacia las 11:00 horas del domingo, los equipos de rescate encontraron a un hombre entre unas rocas y confirmaron que se trataba de Tseng. Este les explicó que tras caer al mar se quitó el chaleco salvavidas, ya que temía que su peso le arrastrara al fondo, y se agarró a una madera que había flotando. Durante los dos días siguientes, siguió agarrado y flotando a la deriva, repitiéndose que no podía quedarse dormido.
"No quería morir, quería casarme con mi prometida y ver a mi hija venir al mundo", ha explicado Tseng, citado por el diario, asegurando que fue esto lo que le motivó a mantenerse con vida durante tantas horas.