Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los talibán liberan a 25 personas a las que secuestraron el martes en el sur de Afganistán

Los talibán han liberado este miércoles a los 25 personas a las que secuestraron el martes tras interceptar varios vehículos en la provincia de Helmand, ubicada en el sur del país, según ha informado la cadena de televisión local Tolo TV.
Los insurgentes secuestraron en un primer momento a más de 40 personas, si bien liberaron poco después a 18 mujeres y niños, argumentando que retenían a los hombres para comprobar si eran miembros de las fuerzas de seguridad.
"Aquellos que son inocentes serán puestos en libertad, pero quienes trabajen para las fuerzas de seguridad de la administración de Kabul serán enviados a los tribunales del Emirato Islámico", advirtió un portavoz de los talibán.
Por su parte, el jefe de la Policía provincial, Aqa Nur Kentoz, ha reconocido este miércoles que el secuestro ha sido un error de las fuerzas de seguridad, pidiendo perdón a los familiares de los afectados y prometiendo que no se repetirá.
"La seguridad de la gente es responsabilidad de la Policía, el Ejército y las fuerzas de seguridad. Ha habido algunos fallos. El problema es que nuestro personal pensó que los secuestradores eran miembros del Ejército", ha argumentado, apuntando a que los talibán vestían uniformes militares.
Los secuestros forman parte de una serie de incidentes de similares características que se han estado produciendo en diferentes partes del país, lo que pone de manifiesto la precaria seguridad existente en las principales carreteras de Afganistán.
Se cree que más de 200 personas han sido secuestradas durante los últimos meses cuando viajaban por carretera, y al menos 21 han sido atacadas y han muerto en el norte y el este de Afganistán.
Estos incidentes han puesto en tela de juicio la decisión, respaldada por la OTAN, de reducir el número de controles de seguridad en las carreteras en aras de aumentar la disponibilidad de policías y soldados para la persecución de los talibán.