Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una testigo dice que "se ha oído un golpe muy fuerte, al que han seguido momentos de pánico"

Dos agentes de policía observan los coches destrozados por la explosión de un coche bomba ocurrida esta mañana en el Campo de las Naciones de Madrid, en la que no ha habido víctimas. EFEtelecinco.es
Una testigo del atentado con furgoneta-bomba perpetrado esta mañana en el Campo de las Naciones de Madrid ha relatado que en el momento de la explosión se oyó un golpe muy fuerte, al que siguieron momentos de pánico entre los trabajadores de la zona.
Así lo ha explicado a Efe Inma Pérez Guinea, una empleada de la editorial Pearson, cuyas oficinas se encuentran en el edificio situado en el número 28 de la calle Ribera del Loira, a escasos metros del lugar donde estaba estacionada la furgoneta-bomba.
"Ha sido un golpe muy fuerte. Ha empezado a entrar polvo por una de las ventanas" -cuyo cristal estalló por la onda expansiva-, mientras por los conductos del aire comenzaba a salir humo, ha indicado esta testigo, que se encontraba en el interior del edificio, desde donde pudieron ver dos coches en llamas.
En ese momento, ha proseguido, se vivieron situaciones de tensión y nervios, y se oyeron algunos gritos de empleados que llegaron a refugiarse debajo de las mesas.
Tras la explosión, la Policía pidió a los trabajadores del edificio que abandonaran la planta y corrieran al sótano, donde llegaron a concentrarse cerca de 200 empleados pertenecientes a la citada editorial y a otras dos empresas también ubicadas en el mismo edificio.
La testigo ha relatado además que llegó a su puesto de trabajo unos minutos después de las ocho de la mañana y, aunque la zona estaba ya llena de policías, le permitieron acceder a la oficina, tras informarle de que estaban buscando un coche bomba.
Ha comentado también que hasta el momento de la explosión, sobre las 08.50 horas, tanto ella como el resto de sus compañeros estaban tranquilos porque lo "veían todo muy controlado".
En el mismo sentido se ha pronunciado, en declaraciones a Efe-Radio, otro testigo que sí fue desalojado y que ha señalado que al principio todos estaban tranquilos hasta que vieron que "la cosa iba más en serio".
Por su parte, un trabajador de la multinacional Flúor, también ubicada en la misma calle, ha explicado que, con el aviso de bomba, salieron todos los trabajadores.
"La explosión se ha producido cuando nos desalojaban, cruzando la M-40. Ha habido mucho desconcierto. Se nos ha movido de un lado a otro", ha contado.
El atentado ha provocado la interrupción de la línea 8 de Metro entre las estaciones de Aeropuerto (T1, T2, T3) y Mar de Cristal durante 40 minutos.
Una de las personas que viajaba en esa línea ha explicado que fueron alertados por megafonía de que debían desalojar el Metro por causas ajenas a la empresa.
"Nos mandaron salir en Mar de Cristal, creo que sobre las 08.50 y se oyó una explosión. Hemos venido andando hasta aquí", ha apuntado.